La instalación de una nueva obra artística en Florida dejó al descubierto los deteriorados azulejos y el nomenclador originales. En el contexto de la colocación de la nueva señalética, el debate por el patrimonio y la restauración.

La instalación de la nueva señalética avanza a paso firme en nuevas estaciones de la red y de la misma manera, en las estaciones de la línea B aparecen nuevas intervenciones artísticas pintadas sobre el revestimiento símil granítico con el que Metrovías recubriera el alicatado original en la década del 90.Recientemente le llegó el turno a la estación Florida, donde se removieron las chapas que cubrían las paredes de la estación, dejando al descubierto los deteriorados azulejos originales.

Pero lejos de encararse una tarea de restauración, como se hace en las estaciones históricas de las redes más importantes del mundo, se colocaron nuevos soportes para instalaciones artísticas, los que obligaron a romper varias piezas históricas. La remoción de las placas dejó al descubierto el cartel original de la estación, colocado por la compañía Lacroze en 1931. Si bien el avance de la señalética moderna es inevitable, la experiencia mundial muestra que esto no está reñido con la preservación de las estaciones.

Sería una buena señal que Subterráneos de Buenos Aires tomara nota de iniciativas existentes en los principales metros del mundo y optara por restaurar las piezas de la cartelería original. Respetar el patrimonio es parte de crear un entorno más agradable.

¿Qué debería hacerse para mejorar la estética de la linea B?

Comentarios