Avanza a buen ritmo la instalación de ménsulas, postes y pórticos. Ya se adjudicó la construcción de la subestación Quilmes. Las obras abarcan el ramal a La Plata y la "Vía Circuito". Estaría lista para fin de año. La incógnita de Gutiérrez.

La obra de electrificación de los ramales diésel de la sección local del Ferrocarril Roca avanza a buen ritmo en la “Vía Quilmes”. La instalación de columnas de hormigón armado, finalizada en los primeros tramos, ya ha dado paso a la colocación de pórticos, soportes y aisladores, dejando todo listo para que en breve comience el tendido del hilo de contacto.

Uno de los tramos que aún no ha sido alcanzado por las obras es el viaducto de Sarandí, donde según pudo saber este medio se instalarán columnas metálicas centrales que sostendrán las catenarias sobre ambas vías en lugar de las de hormigón laterales colocadas en el resto de la traza.

Según informó el Ministerio del Interior y Transporte, “la obra estará finalizada hasta Don Bosco en agosto, hasta Berazategui en octubre y hacia fin de año hasta La Plata”, aunque todo dependerá del cumplimiento de las empresas. Cabe recordar que el mes pasado se adjudicó la construcción de una subestación eléctrica en Quilmes que proveerá de energía al ramal (en conjunto con la ya operativa de Temperley) a una UTE conformada por Siemens y Tesur, una empresa del grupo Techint.

porticosarandi
Tareas nocturnas de instalación de un pórtico en Sarandí

El total de la inversión asciende a 500 millones de dólares, monto obtenido gracias a un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que se firmó en Washington en diciembre de 2013.

La obra comprende, además de la electrificación propiamente dicha, la construcción de un viaducto en Ringuelet, la instalación de un señalamiento automático para mejorar la frecuencia y la seguridad (el tramo Constitución – Berazategui contará con trenes cada seis minutos, en lugar de los 15 actuales), la elevación de los andenes de todas las estaciones, el mejoramiento y la renovación de vías en algunos tramos puntuales, la construcción de numerosos pasos bajo nivel (PBN) a lo largo de la traza y la edificación de nuevas cocheras para los trenes chinos en Kilómetro 4 (entre Avellaneda y Gerli).

Naturalmente, las tareas se complementan con la incorporación de 300 coches cero kilómetro fabricados por CSR, que se sumarán a los actuales Toshiba, que no dejarán de circular, ya que los trenes chinos no actuarán como reemplazo de estos, sino del vetusto material remolcado de Materfer.

Adicionalmente, y de forma independiente al préstamo del BID, se está encarando la obra de electrificación de la denominada “Vía Circuito”. Cabe recordar que parte de la misma (hasta Claypole) se encuentra electrificada desde el año 2002 y que desde el próximo mes volverá a contar con el servicio eléctrico prestado hasta esa estación por la Vía Temperley. En octubre el servicio eléctrico llegará a Florencio Varela. La obra proseguirá hasta Bosques y desde allí a Berazategui.

La incógnita es lo que ocurrirá con el tramo Bosques – Gutiérrez, que cuenta con andenes elevados y recibe servicios diésel, pero que por el momento no ha sido incluido en ninguno de los planes de electrificación. Cabe recordar que estas estaciones son las únicas en actividad del ramal a Villa Elisa, que permitiría conectar Constitución y La Plata por vía Temperley.

El tramo posterior a Gutiérrez es utilizado únicamente por trenes de cargas y muy esporádicamente por trenes de pasajeros (en contadas ocasiones el diferencial a La Plata fue desviado por este ramal ante una obstrucción en la Vía Quilmes) debido a que el terraplén está en malas condiciones y tiene problemas de estabilidad, no admitiendo el tráfico regular de pasajeros.

Comentarios