Cuatro muertos dejó como saldo el trágico accidente de Plaza Italia ocurrido el 26 de marzo de 1985, cuando un tren Materfer que se dirigía a Catedral se incrustó en el túnel. Fue el más grave del que se tenga registro en la línea D.

accidentePITLN
Cabina del Materfer 14A accidentado. El conductor, Jorge Correa, falleció en el acto. (La Nación)

En la tarde del 26 de marzo de 1985 una formación compuesta por cuatro coches Fiat Materfer, material más moderno del Subte en ese momento, partió de la estación Plaza Italia rumbo a Catedral pero nunca llegaría a destino. Una falla en el sistema de cambios produjo que el tren descarrilara y se incrustara en la pared del túnel del pantalón de dicha estación a las 16:30 horas.

El impacto provocó instantáneamente la muerte de tres personas y heridas a unas 35, de los cuales 14 fueron de consideración y permanecieron internados . Una cuarta falleció en el Hospital Fernández tras amputársele los pies. Las víctimas fueron el joven conductor de la formación, Jorge Correa (26 años), Elizabeth Carolina Craig (20 años), Alberto Bragaze (40 años) y Rubén Angel Giriaco (56 años).

El recuerdo del trágico episodio es aún difícil de afrontar para quienes lo vivieron. Salvador Rocher, histórico empleado de Subterráneos recuerda el accidente: “Fue terrible, nunca había vivido algo así. Cuando llegué al taller y vi eso, fue un desconsuelo. Una falla que se cobró muchas vidas. Me cuesta recordarlo”.

La formación accidentada estaba compuesta por dos modernas duplas Materfer: los coches 14A – 14B y 5A – 5B. Los restos del primero de ellos fueron desguazados mientras que el 14B, visiblemente afectado, fue radiado en el taller Mariano Acosta del Premetro, donde aún yace parte de su esqueleto. Los coches 5A y 5B, también afectados por el impacto, fueron convertidos a coches remolcados y suprimidas sus cabinas, transformándose en los coches 15C y 16C, actualmente en servicio en la línea A.

Materfer14AMacosta
El coche Materfer 14A, que estuvo involucrado en el accidente, arrumbado en el taller Mariano Acosta Premetro.

Fue el más grave accidente del que se tenga registro en la línea D y el único que se cobró víctimas fatales. En enero de 1975 dos trenes habían chocado entre Facultad de Medicina y Pueyrredón, dejando cuatro heridos. Ese mismo sector fue escenario de otro impacto entre dos formaciones el 5 de septiembre de 1995, ocasionando más de 60 heridos. En la mañana del 7 de abril de 1999, en tanto, un Nagoya embistió a un Materfer en el andén de Palermo, dejando 18 heridos leves.

Comentarios