Alrededor de 100 trabajadores fueron despedidos y se suman a los más de 60 que fueron dejados cesantes la semana pasada al agotarse la partida presupuestaria destinada a la obra. El Gobierno niega que se haya paralizado y sostiene que ahora se trabajará en las nuevas seis estaciones subterráneas del tramo ya excavado. Sin definiciones sobre la llegada a Caballito y a Castelar.

La obra de soterramiento del ferrocarril Sarmiento, que reemplazará a las vías a nivel entre Caballito y Haedo en una primera etapa y hasta Castelar en una segunda, fue suspendida este jueves ante la falta de fondos para financiarla, informó el diario Clarín.

En ese sentido, más de 100 trabajadores recibieron telegramas de despido, que se suman a alrededor de 60 obreros que fueron desvinculados de la obra la semana pasada. Los despedidos realizaban tareas en el obrador de Haedo, donde se encontraba la fábrica de dovelas -segmentos de hormigón que la tuneladora encastra para formar los anillos que conforman la bóveda del túnel- y de hormigón que la abastecía.

Dada la importancia política que tiene la obra del soterramiento del Sarmiento, desde el Gobierno negaron que la obra haya sido cancelada. En cambio, sostienen que se trata de “una suspensión” para poder realizarle “tareas de mantenimiento” a la tuneladora y trasladar la fábrica de dovelas a un nuevo obrador en Villa Luro, desde donde la máquina debería retomar sus tareas dentro de dos meses para construir el tramo de túnel restante hasta Caballito.

Dichas versiones han sido puestas en duda desde sectores técnicos y gremiales, que argumentan que la máquina no necesita un período de mantenimiento tan prolongado y menos aún después de excavar apenas siete kilómetros de túnel por suelos de excelente calidad. Además, desde la Unión de Obreros de la Construcción (UOCRA) sostuvieron que las dovelas deberían continuar en producción aún si la tuneladora estuviese frenada para garantizar, así, que haya una cantidad suficiente de dichas piezas para que la obra pueda reanudarse a su ritmo normal.

En ese sentido, desde el ministerio de Transporte señalaron que los trabajos continuarán a partir de ahora en la construcción de seis estaciones subterráneas a lo largo del tramo de túnel ya ejecutado. No obstante, la terminación del tramo que resta hasta Caballito y el inicio de la obra de la segunda etapa, que contempla la excavación de un túnel entre Haedo y Castelar pero empleando el New Austrian Tunneling Method (NATM) que se usa en el Subte, se encuentran en un limbo de versiones cruzadas.

 

Comentarios