A seis años de la jubilación de los históricos coches Brugeoise de la línea A sólo tres han sido restaurados. La ley ordenaba recuperar un mínimo de 20 coches para un servicio cultural y turístico, que sólo se realizó en dos ocasiones. Desde SBASE dicen que "no hay presupuesto" y todas las tareas están frenadas.

La restauración de los centenarios coches La Brugeoise de la línea A se encuentra frenada.

Desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) explicaron a este medio que «no hay presupuesto asignado para continuar con el proceso de restauración de los coches belgas», por lo que se estima que este año no habrá ningún avance en ese sentido.

Hasta el momento sólo fueron restaurados íntegramente los coches número 5, 16 y 124. A estos se suma el 125, cuya parte eléctrica ya fue adaptada para circular a 1500 V, pero cuya puesta en valor exterior está aún pendiente.

Los coches 5 y 16 fueron restaurados en 2013, siendo expuestos en la estación Plaza de Mayo en ocasión de conmemorarse el centenario del Subte. El coche 124, en tanto, fue intervenido con posterioridad y estaba terminado para principios de 2017.

Cabe recordar que la ley 4886 ordenó la restauración de al menos 20 coches para ser destinados a un servicio turístico-histórico-cultural.

Si bien SBASE había prometido que este servicio sería implementado para fines de 2015, no fue puesto en marcha sino hasta septiembre de 2017. No obstante, tampoco fue implementado de forma regular. En aquella ocasión los cupos fueron muy limitados y se asignaron mediante sorteos.

A pesar de que en esa oportunidad hubieron más de 65 mil inscriptos, los coches Brugeoise volvieron a circular la línea A una sóla vez: en la Noche de los Museos de ese mismo año. Durante 2018 no hubo ni una sola fecha del servicio histórico; ni siquiera en la Noche de los Museos, cuando los coches sólo fueron exhibidos en el Taller Polvorín. En aquella ocasión, la excusa fue la misma: falta de presupuesto.

Con la decisión de no dar curso a la restauración de las unidades restantes, a más de seis años del retiro de la centenaria flota, la posibilidad de volver a viajar en un Brugeoise aparece cada vez más lejana.

Comentarios