En un documento interno la compañía admite que la falta de material rodante deja a la línea en una situación complicada. Esperan bajar los tiempos de espera a 2:05 minutos en 2017, cuando estén en circulación los 105 CNR adicionales.

La Gerencia de Planeamiento de SBASE, a cargo del ingeniero Mariano Cermesoni, elaboró un documento destinado al Ministerio de Hacienda porteño -al que accedió enelSubte.com– sobre la situación del material rodante de la línea A y la adquisición de 105 coches CNR adicionales.

En el documento se considera que “la línea A de Subte actualmente posee un nivel de frecuencias inadmisibles acorde con la magnitud de pasajeros que la utilizan“. Se apunta que la “frecuencia real” es de 4,68 minutos (4:41), debido a que la flota se halla compuesta por 14 trenes: 9 CNR y 5 Fiat-Materfer.

Si bien el documento está fechado en noviembre de 2013, el escenario evaluado corresponde a junio de ese año, previo a la apertura de las estaciones San José de Flores y San Pedrito y a la incorporación de dos trenes Siemens reformados por Alstom y Emepa, que sólo funcionan como refuerzo en las horas pico y que fueron fuertemente cuestionados por los trabajadores.

Se espera que la totalidad de los 105 coches CNR adicionales (21 trenes) estén en servicio para 2017. Para ese entonces, se estima, la línea A contará con una frecuencia de 2:05 minutos y en ninguna línea se esperará más de 3 minutos en hora pico.

El informe asegura que “con la extensión de la línea, en dos estaciones adicionales, esta situación se va a tornar aun más crítica” debido a la falta de material rodante. No obstante, no se hace mención a que fueron las propias decisiones de la empresa, y en particular de la misma Gerencia de Planeamiento, las que ocasionaron la reducción de la flota de la línea A al disponer el retiro de todos los trenes La Brugeoise y Emepa en enero de 2013, cerrando la línea por casi dos meses.

En el documento también se pondera que “la uniformidad de flota permite una optimización del stock de los repuestos” y una notable disminución de “los costos de mantenimiento y las tasas de averías”.

No obstante, cabe recordar que la uniformización de las flotas tampoco parece ser precisamente una de las actuales prioridades de SBASE. Gracias a las últimas compras de segunda mano realizadas por la empresa, por ejemplo, la línea B pasará a tener tres tipos de material rodante diferente corriendo por sus vías.

Comentarios