Metrovías, cuya concesión vencía a fines de este mes, continuará operando la línea Urquiza por 18 meses más. El Ministerio de Transporte busca un acuerdo de operación y mantenimiento con privados. Metrovías se presentará a la licitación. Si al cabo de ese plazo no se resuelve la contratación, el Urquiza pasará a ser operado por el Estado.

El Ministerio de Transporte de la Nación emitió este miércoles la resolución 1325-E/2017, una normativa clave para el futuro de la línea Urquiza.

Tomando conocimiento de que el próximo 31 de diciembre vence el contrato de concesión vigente con Metrovías, el Ministerio de Transporte resolvió que se realice “un nuevo esquema contractual de vinculación entre el Estado nacional y el sector privado” para la operación de la línea Urquiza.

Tal como había anticipado este medio meses atrás, la opción preferida por el Gobierno es la de reemplazar la concesión vigente por un acuerdo de operación y mantenimiento, lo que permitiría la operación privada, aunque por cuenta y orden de SOFSE.

Metrovías ya adelantó que, al igual que en la nueva licitación del Subte, competirá para continuar operando la línea.

Sin embargo, la propia resolución deja abierta la puerta para que el Estado se haga cargo de la operación: si al cabo de 18 meses (junio de 2019) no se hubiera adjudicado la operación de la línea a un privado, Trenes Argentinos Operaciones se hará cargo “automáticamente” de la gestión del servicio.

Esa posibilidad estaba prevista en el Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos, que decía explícitamente que se tenía “la certeza que la operación [del Urquiza] recaerá en el futuro en esta empresa”.

Durante esos 18 meses que dure el proceso de licitación y adjudicación, Metrovías continuará operando el Urquiza en virtud de una prórroga.

A su vez, el Estado resolvió rechazar “por extemporánea” y porque “un esquema de concesión integral no se compatibiliza con la normativa vigente”, encarnada por las leyes 26.352 (separación de operación e infraestructura) y 27.132 de Ferrocarriles Argentinos, la prórroga solicitada por Metrovías amparándose en el contrato de concesión vigente, que contemplaba esa posibilidad.

La infraestructura, en lo inmediato, revertirá a la ADIF (Trenes Argentinos Infraestructura) independientemente de la cuestión de la operación.

Una normativa de similar tenor se espera en los próximos meses para la línea Belgrano Norte, operada por Ferrovías, cuyo contrato de concesión vence el 1° de abril del año próximo.

Cabe recordar que, originalmente, la línea Urquiza y el Subte habían sido concesionadas en un mismo paquete (el denominado Grupo de Servicios 3) con el argumento de la compatibilidad tecnológica entre la línea B y el ferrocarril Urquiza. Ambos contratos fueron separados con la transferencia del Subte a la Ciudad de Buenos Aires, algo que se efectivizó en 2012.

Comentarios