Las tareas de restauración de los Brugeoise y la sorpresa por los diversos objetos perdidos y ahora reencontrados en los trenes, que muestran las huellas del paso del tiempo.

Los centenarios coches La Brugeoise de la línea A brindaron más de 99 años de impecable servicio continuo hasta su retirada del 11 de enero de 2013, fecha de la que ayer se cumplieron dos años.

En su centenario trajín bajo las avenidas De Mayo y Rivadavia transportaron a varias generaciones de porteños y visitantes, que en las postrimerías de su servicio comercial se daban una vuelta por la línea A para experimentar un viaje en los trenes más antiguos del mundo en servicio regular.

Las tareas de restauración de algunos coches, emprendidas en el marco del Centenario del Subte celebrado el 1° de diciembre de 2013, sacaron a la luz huellas del pasado de estos trenes. Objetos alguna vez perdidos y ahora encontrados, silenciosos testigos de sus años de circulación.

En las fotografías que acompañan esta nota pueden verse los elementos encontrados por el equipo de restauración: monedas de diversas épocas que, merced a devaluaciones y cambios ya no tienen curso legal, cospeles otrora utilizados para abonar el pasaje y sus sucesores, los Subtepass de cartón con banda magnética, licencias de conducir, carnets universitarios, credenciales varias, documentos, almanaques y hasta cuadernos de comunicaciones escolares.

Los coches, que en octubre fueron declarados Monumento Histórico Nacional, están protegidos por una ley específica de la Legislatura Porteña, que persigue su preservación y conservación, además de la puesta en marcha de un servicio turístico fuera del horario comercial.

Mientras una parte de la flota está almacenada en el Taller Mariano Acosta del Premetro y los coches reformados por Emepa fueron trasladados a dependencias de la Policía Metropolitana, pocas novedades ha habido acerca de este servicio turístico-cultural que había sido anunciado por SBASE. Hasta ahora sólo han sido restaurados los dos coches exhibidos en Plaza de Mayo por el Centenario y otros dos intervenidos en su parte eléctrica por personal de la Asociación Amigos del Tranvía (AAT).

Comentarios