La reducción de gastos abarca desde merchandising hasta despidos de personal. El futuro del Subte, una vez más en juego ante la falta de nuevas obras y una posible nueva concesión a un operador privado.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dispuso que se reduzca alrededor de 20 por ciento la planta de personal de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) y de Autopistas Urbanas Sociedad Anónima (AUSA).

La medida abarcaría, en principio, a lo que en el oficialismo denominan “cargos políticos” aunque fuentes de SBASE confirmaron a enelSubte.com que en la empresa propietaria y a cargo del control y expansión del Subte “el ajuste avanza a paso firme” y abarca desde reducción de gastos comunes como obsequios de fin de año y merchandising hasta despidos de personal.

Esta política aplicada desde la Jefatura de Gobierno obedece, en principio, a la necesidad de compensar la reducción del impuesto a los Ingresos Brutos comprometida en la firma del Pacto Fiscal con la Nación y demás administraciones provinciales, por lo que viene acompañada por una reducción en el presupuesto de obras públicas desde el 27 por ciento que registró el año pasado a un nivel de 18 por ciento para el corriente ejercicio, más en línea con el promedio histórico para dicha partida.

Si bien, de acuerdo al sitio La Política Online, el recorte de gastos está más avanzado en AUSA que en SBASE, cabe señalar que sucede en un contexto en el que la inversión de capital en Subtes registrada durante 2017 fue la más baja de los últimos cinco años como proporción del gasto de capital total de la Ciudad y luego de la aprobación que recibió en la Legislatura la intención de Rodriguez Larreta de concesionar nuevamente la red a un operador privado.

En ese sentido, la reducción de plantilla en un organismo fundamentalmente técnico como SBASE es alarmante toda vez que no se anticipa, al menos en lo inmediato, el comienzo de nuevas obras de Subtes una vez que se inaugure la estación Facultad de Derecho -prevista para mayo- y las tres nuevas paradas de la línea E, terminadas hace cinco años pero prometidas recién para el primer trimestre de 2019.

Comentarios