La estación Panamericana del Belgrano Norte quedó envuelta en una increíble trama de lavado de dinero. El desarrollador inmobiliario Mateo Corvo Dolcet, presidente de la sociedad Pilar Bicentenario, que propuso su construcción, fue detenido por la Gendarmería acusado de liderar una banda que blanqueaba dinero de un narcotraficante colombiano.

El emprendimiento inmobiliario Pilar Bicentenario, que se construye en adyacencias de la estación Panamericana de la línea Belgrano Norte, quedó envuelto en una increíble trama de lavado de dinero vinculado al narcotráfico. 

Mateo Corvo Dolcet, el empresario detenido.

La Gendarmería Nacional detuvo la semana pasada al empresario Mateo Corvo Dolcet, presidente de Pilar Bicentenario, sindicado por la Justicia argentina como el nexo local de una red de narcotraficantes con base en Colombia. Según la investigación del juez Penal y Económico de Morón, Néstor Barral, Corvo Dolcet sería el cabecilla de una banda dedicada a lavar dinero proveniente del narcotráfico.

El proyecto Pilar Bicentenario consistía en la construcción de un gran complejo de viviendas, oficinas, edificios corporativos, comercios y consultorios médicos, además de un edificio de cocheras de cinco niveles (bautizado Pilar Parking), con capacidad para estacionar 920 vehículos.

Más recientemente, Corvo Dolcet impulsaba cerca de allí un proyecto aún más grande, denominado Ínsula Urbana. Bautizado por los locales como “el Puerto Madero de Pilar”, este emprendimiento de 400 millones de dólares contemplaba unas 27 manzanas de viviendas, oficinas, comercios, cines, hoteles cinco estrellas, una universidad y una clínica.

En diciembre de 2012, Pilar Bicentenario, Ferrovías, el Ministerio del Interior y Transporte y la Municipalidad de Pilar firmaron un convenio mediante el que la empresa inmobiliaria se comprometía “a construir, a su costo y riesgo, una estación ferroviaria para el servicio del Belgrano Norte”.

“Compramos un predio que tiene la particularidad de ser frentista a la Panamericana y paralelo a las vías del ferrocarril Belgrano Norte. Lo compramos con la idea de proponerle al Estado nacional la construcción de una estación y donársela. Le hicimos la propuesta a Randazzo y nos dijo que sí y comenzamos a trabajar”, explicaba entonces Corvo Dolcet, ahora detenido.

Esto implicaba la habilitación de una parada para los extintos servicios diferenciales de esa línea, que se prestaban con los cochemotores Emepa Alerce. Esos servicios fueron cancelados en 2016, tras la crisis tractiva sufrida por ese ramal, y transferidos a un servicio expreso de tipo convencional.

Corvo Dolcet (izq.) junto al intendente Ducoté (der.). En el fondo, el edificio de cocheras Pilar Parking, adyacente a la estación.

Con el cambio de gobierno, el ministro Dietrich anunció que el proyecto del servicio diferencial quedaba cancelado. En consencuencia, la estación misma fue reformulada, construyéndose con andenes bajos y no elevados, como originalmente estaba previsto. Sin embargo, la obra seguía en marcha y se esperaba que fuera entregada en el segundo semestre de este año.

El intendente de Pilar, Nicolás Ducoté (PRO), dijo la semana pasada que espera que la detención de Corvo Dolcet no siga demorando la inauguración de la estación, cuyas obras civiles ya están prácticamente terminadas. “Ojalá no se retrase, yo quiero que se abra esa estación porque le va a cambiar la vida a los vecinos de Los Tilos, Pinazo y muchos más. Ojalá sea una estación que con los años permita que la conexión entre Del Viso, Manuel Alberti, Villa Rosa y eventualmente el Parque Industrial sea una realidad”, dijo el alcalde a Pilar a Diario.

Comentarios