Sigue empeorando el servicio de la línea D

La D fue la línea que más horas de servicio perdió en el mes de junio: 8 horas y 26 minutos. En mayo había sido la segunda más afectada. La primera semana de julio tampoco dio respiro: problemas técnicos, servicio limitado y evacuaciones. Metrovías y el GCBA prometen mejoras.

La línea D del Subte fue la que más afectaciones tuvo durante el pasado mes de junio y perdió un total de 8 horas y 26 minutos de servicio.

Si bien se trata de una reducción con respecto a mayo (un mes negro para la línea), cuando la D perdió 15 horas y 39 minutos de servicio por causa de problemas con las señales, continúa siendo una tasa elevada con respecto a otras líneas. La H, por caso, sufre mínimas afectaciones y en mayo tuvo una sola interrupción, que duró menos de diez minutos.

La primera semana de julio tampoco dio respiro a la línea D: ante una consulta de enelSubte, Metrovías informó que “hubieron cinco eventualidades, de las cuales tres han sido por problemas técnicos”. Otra de las afectaciones se debió a una circunstancia luctuosa: el fallecimiento de un pasajero por un problema cardíaco en la estación Palermo, ocurrido el miércoles pasado. El viernes hubo un servicio limitado durante 8 minutos y una interrupción que derivó en la evacuación de una formación entre las estaciones Agüero y Pueyrredón“.

Para paliar la situación, Metrovías informó que “se está trabajando fuerte en las mejoras operativas dentro de las posibilidades de la línea”. Con respecto al material rodante, la operadora reveló que “se mejoró el proceso de mantenimiento de la flota Fiat Materfer, lo que le dará mayor confiabilidad en el servicio” y se trabajó en la incorporación de una formación Alstom cero kilómetro, idéntica a las de la línea H. Por último, desde la operadora recalcaron que se encuentra en pleno proceso la instalación de equipos de aire acondicionado en la totalidad de los Alstom Metropolis que componen la dotación principal de la línea.

A mediano plazo se espera que el servicio mejore con la incorporación de otros nueve trenes Alstom (sustituirán a los Materfer, que irán a la línea E, otra que concentra buena parte de las quejas de los usuarios) y con la instalación del nuevo señalamiento CBTC, que sería financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Este sistema ya se encuentra funcionando en la línea H y próximamente lo hará en la línea C.

Comentarios