SBASE vuelve a apostar a la confusión para explicar las obras de la B

SBASE vuelve a apelar a una mezcla de inexactitudes y falsedades para justificar la compra de los incompatibles coches CAF 6000. Ahora voceros argumentan que la empresa supuestamente no conocía las características de la línea B. Sin noticias sobre las obras de ventilación para el aire acondicionado.

Subterráneos de Buenos Aires difundió la semana pasada en las redes sociales una suerte de defensa de las obras en ejecución en la línea B al anunciar el retorno del servicio los días domingo, que había estado cancelado desde mayo pasado.

Con tono jovial, entre risueño y didáctico, la empresa estatal explicó que “durante estos meses cambiamos el antiguo sistema de alimentación eléctrica de los coches por uno mucho más moderno que va a permitir que las formaciones vayan más rápido”, afirmación un tanto inexacta, pero que es congruente con otras alocuciones realizadas por voceros de la compañía e incluso con las precarias explicaciones dadas a la Legislatura.

El reemplazo del tercer riel por la catenaria rígida no tiene nada que ver con la velocidad que pueden levantar los trenes en circulación en un metro. Aún cuando los CAF 6000 —por haber sido diseñados para un servicio prácticamente suburbano— admitan velocidades máximas superiores a las del actual material rodante (110 km/h), es ciertamente improbable que lleguen a alcanzarla en la línea B. Lo impide no sólo la infraestructura de señales y la distancia entre estaciones: como la compra es insuficiente, compartirán servicio con coches de la flota actual.

Catalogar al tercer riel de antiguo también resulta en el mejor de los casos impreciso: en el sector Lacroze-Rosas la propia SBASE instaló un riel de aluminio de buena calidad y excelentes propiedades conductivas, que fue ponderado incluso por la auditoría barcelonesa que fuera encargada en 2012 por el gobierno de Macri y que parece haber sido olvidada por las autoridades de SBASE. También resulta inexacto decir que se trata de un sistema tecnológicamente antiguo: es uno de los sistemas de electrificación más comunes en el mundo y muchas líneas en construcción lo siguen equipando en todos los continentes.

Consultada por Diario Z voceros de SBASE explicaron que “la adquisición de esos coches [los CAF 5000, adaptados a tercer riel y a los que deberán colocarles nuevamente pantógrafos] se realizó en 2012 cuando la línea B no tenía catenaria rígida. En este sentido tampoco podían preverse las obras actuales porque estaban fuera de la competencia de SBASE”.

La comunicación revela en primer lugar que la única razón por la que se decidió instalar catenaria rígida en la línea B es para permitir la circulación de los CAF 6000 y no por razones de seguridad o de una supuesta estandarización.

La comunicación revela en primer lugar que la única razón por la que se decidió instalar catenaria rígida en la línea B es para permitir la circulación de los CAF 6000 y no por razones de seguridad frente al tercer riel o de una supuesta e improbable estandarización esgrimida por Juan Pablo Piccardo.

En segundo lugar permite observar que la empresa ha hecho de la confusión un instrumento institucionalizado de su política comunicacional: es sencilla y absolutamente falso que SBASE careciera de competencias sobre la infraestructura de la red previo a la sanción de la ley 4472, pues la misma nunca dejó de pertenecer a la Ciudad. SBASE es la misma empresa que proyectó y licitó todas las ampliaciones de la red —a excepción del tramo de la E que era responsabilidad de Nación— y la que conserva la documentación técnica original de la Compañía Lacroze sobre las características de la línea B. Argumentar que la empresa no conocía las características de la línea B y por eso compró coches incompatibles es de una ingenuidad rayana en lo malicioso.

“Para mejorar la circulación del aire en las estaciones estamos instalando un mecanismo de ventilación forzada“, continúa el comunicado de SBASE. Si bien esto es algo muy necesario para que transitar por la línea B una vez puestos en marcha los coches con aire acondicionado no se transforme en intolerable, lo cierto es que esas obras aún no han comenzado y ni siquiera han sido licitadas.

A su vez la empresa destaca que se realizan obras de mejoramiento y ampliación del Taller Rancagua, una obra también necesaria, pero para la cual no había que realizar ninguna afectación al normal desarrollo del servicio.

Entre otras cuestiones, SBASE resalta que “pusimos más bancos, ventiladores y cestos e instalamos el sistema Próximo Subte“. Huelga decir que no hacía falta aplicar un diagrama de emergencia para encarar dichas tareas, ni tampoco para realizar las cuestionadas intervenciones artísticas coordinadas por la propia esposa del vicepresidente de SBASE, Alberto Gowland.

Artículos similares

Comentarios