Emepa despedirá a 100 personas de las 180 que trabajan en su planta de Chascomús. Las restantes 80 seguirán trabajando por apenas dos meses más, tras lo cual la planta cerraría. La fábrica quedó sin nuevos trabajos tras la terminación del último cochemotor Alerce, de los cuales se habían encargado 20 en 2015. Los talleres ferroviarios, en crisis en todo el país.

La empresa Emepa encarará un fuerte recorte de personal en su planta de Chascomús, provincia de Buenos Aires, despidiendo a 100 de las 180 personas que allí trabajan.

De esos 100, 80 fueron cesanteados este jueves y los restantes 20 serán desvinculados la próxima semana. Otros 80 mantendrán sus puestos por apenas dos meses más, tras lo cual la planta cerraría sus puertas.

Los despidos quedarían en stand by unas dos semanas, luego de que se dictó la conciliación obligatoria en la tarde de este jueves.

La razón detrás del cierre sería la falta de nuevos contratos para la fabricación, reparación y mantenimiento de material rodante, actividades en las que se especializa la planta. Con la terminación y entrega del último cochemotor Alerce en abril pasado –de un total de 20 equipos encargados en 2015la fábrica quedó sin nuevos pedidos.

Ante la situación, los trabajadores se declararon en “estado de asamblea permanente”.

Chascomús no es el único taller ferroviario en crisis: el año pasado cerraron los talleres de Pérez, en las afueras de Rosario, que eran administrados por una subsidiaria de la propia Emepa y, apenas un mes atrás, la planta de Materfer en Ferreyra, Córdoba, estuvo tomada por sus trabajadores en reclamo por despidos. En cambio, en Junín y Mechita, los talleres se salvaron del cierre gracias a la aparición de inversiones chinas y rusas, respectivamente.

Cabe recordar que recientemente Emepa produjo los cochemotores diésel Alerce -un desarrollo nacional concebido originalmente para la línea Belgrano Norte, que administra la concesionaria Ferrovías, subsidiaria de la metalúrgica- que han sido puestos en servicio en las provincias de Salta (tren Salta – Güemes) y Córdoba (Tren de las Sierras). En el caso del Subte, Emepa intervino junto a Alstom en la obra de reconstrucción de los coches Siemens Schuckert O&K y en la malograda reforma de los coches CAF – GEE de la línea E. Más atrás en el tiempo, en los años 80, recarrozó 15 coches La Brugeoise con carrocerías metálicas.

Comentarios