Otra Noche de los Museos sin Subte

La Noche de los Museos convocó el pasado sábado a más de 1,7 millones de personas. Pese a que se había establecido la gratuidad del Subte a partir de las 20, la red cerró como todos los días a las 23 horas, dejando al público por más de cuatro horas sin otra posibilidad que moverse a pie, en taxis o en colectivos, algo que no estuvo exento de complicaciones.

El sábado pasado tuvo lugar en Buenos Aires la popular Noche de los Museos, que en esta edición convocó a cerca de 1,7 millones de personas, casi el doble que el año pasado, de acuerdo con cifras del Ministerio de Cultura de la Ciudad.

Si bien las calles fueron una fiesta y un hervidero de 20 a 3, cuando los museos, centros culturales y edificios patrimoniales cerraron sus puertas, el Subte, nuevamente, dio la nota disonante y como en tantas otras ocasiones, no acompañó las necesidades del público.

El GCBA había difundido que el Subte sería gratuito durante el evento, con el detalle de que como todos los sábados, el Subte cerraba entre 22:30 y 23. Esto significó que durante la mayor parte de la jornada, el público debió movilizarse a pie, en taxis o en colectivos. Utilizar esta última alternativa tampoco fue fácil: a la pobre frecuencia nocturna se agregaron algunas arterias cortadas (el eje Avenida de Mayo – Rivadavia fue un claro ejemplo de la situación).

De hecho, el Taller Polvorín estuvo abierto durante la noche para que el público pudiera visitar los coches La Brugeoise en proceso de restauración, además de poder recorrer el circuito tranviario en la flota preservada por la Asociación Amigos del Tranvía. Paradójicamente, luego de las 23 fue imposible acercarse a esas instalaciones en Subte, a pesar de que se encuentra prácticamente equidistante de las líneas A y E.

La falta de Subte más allá de las 23 horas, sobre todo al tratarse de un día sábado y de una ocasión especial, puso de relieve la distancia existente entre la oferta de servicios y las necesidades del público usuario, tal como recientemente planteó el diputado Maximiliano Ferraro en una columna de opinión publicada en este medio.

Actualmente hay dos proyectos para extender el horario de funcionamiento de la red en trámite en la Legislatura Porteña: uno de ellos es el del legislador Ferraro, mientras que otro fue presentado por la Defensoría del Pueblo y cuenta con importantes apoyos gremiales y de la sociedad civil. Sin embargo, la operadora Metrovías se opone a la ampliación del servicio por diversas razones.

Cabe recordar que Buenos Aires es una de las redes latinoamericanas que más temprano deja de funcionar, mientras que los metros más importantes de la región (México DF, Santiago de Chile, San Pablo o Río de Janeiro) cuentan con horarios más extendidos, especialmente los sábados. Fuera de la región, otras redes también cierran, por regla general, más tarde que Buenos Aires.

Comentarios