Llegan las intervenciones a la línea E

Las estaciones Bolívar, General Urquiza y Avenida La Plata recibieron diferentes "intervenciones artísticas" similares a las emprendidas en otras líneas de la red. Críticas de los usuarios.

Las estaciones de la línea E, como las del resto de la red, están comenzando a recibir en estas semanas “intervenciones artísticas” de diverso tipo. A la instalación de algunos murales relativamente sobrios en las estaciones San José –alusivos a la película Moebius-, Boedo y Medalla Milagrosa se sumaron instalaciones en las estaciones Bolívar, General Urquiza y Avenida La Plata.

coloresenbolivar

Nuevo aspecto de la estación Bolívar. Fotografía: Facebook Mauricio Macri.

En la céntrica cabecera, y en coincidencia con el recambio de la cartelería interior licitado el año pasado, el artista Juan Hoff instaló placas con rayas multicolores en los laterales. Además se colocaron algunos asientos plásticos individuales, similares a los dispuestos tiempo atrás en la estación Plaza Italia de la línea D, también de plataforma central. La nueva decoración fue comunicada a través del perfil en la red social Facebook del Jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

Cabe recordar que esta estación, inaugurada en 1966 por el presidente radical Arturo Illia, contaba con una sobria decoración de azulejos en tonalidades celestes que fue retirada y tapada con pintura de color púrpura durante la “modernización” emprendida por Metrovías en la década del 90, algo que no ha sido corregido hasta el día de hoy.

muralavlaplata

Mural en Av. La Plata. Fotografía: Quique Sáenz.

En paralelo, una segunda y polémica intervención tuvo lugar en las escaleras mecánicas de la estación General Urquiza. La pintura, a diferencia de lo que sucede en otras estaciones, no sólo cubre el techo de los pasillos, sino que avanzó sobre los azulejos que cubren los laterales, los cuales -vale aclarar- no son los originales instalados en la década del 40, sino un reemplazo posterior.

En las redes sociales y en varios foros de opinión la poco ortodoxa intervención no fue bien recibida y provocó mordaces comentarios acerca de su calidad visual. Más moderada fue la reacción frente a los coloridos murales de la artista Marina Tórtola en el vestíbulo de la estación Avenida La Plata.

Comentarios