El gobierno porteño confirmó que la entrada en vigencia del aumento a $7,50 se retrasará por lo menos hasta julio. La decisión se debe a la suspensión judicial de la audiencia pública pautada para el pasado viernes. En la Legislatura Porteña piden precisiones sobre los fundamentos del incremento.

Luego de que la audiencia pública convocada para el pasado 7 de mayo para tratar el aumento tarifario acabara siendo suspendida por una medida judicial y obligara a reprogramar esa instancia de participación necesaria para efectivizar el incremento en el costo del boleto, se anunció que el mismo no regirá a partir del 1° de junio, como se había anunciado.

Juan Pablo Piccardo, presidente de SBASE.
Juan Pablo Piccardo, presidente de SBASE.

Así lo confirmó el presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo, quien aseguró que “el aumento se postergará por lo menos un mes”. “Aún no esta definida la nueva fecha de audiencia, creemos que será para la primer semana de junio […] Una vez que se hace la audiencia se hace un proceso de recopilación de datos que hace el Ente de Regulación de Servicios Públicos que va a demorar unos 15 o 20 días”, explicó.

Piccardo se mostró sorprendido por la decisión de la jueza Liberatori: “Hemos seguido los mismos pasos de siempre [con respecto a la convocatoria de la audiencia], cumpliendo todo lo que dice la ley que esta en la Constitución de la Ciudad, pero tuvimos una medida judicial que dice que hay que volver a llamar a audiencia pública porque no estaba clara la información publicada”, aseguró.

La audiencia había sido frenada gracias a un recurso judicial interpuesto por el legislador Gustavo Vera, quien había cuestionado “los plazos, publicidad y acceso a la información” acerca de los cálculos de tarifa al usuario y tarifa técnica (que no fue informada por SBASE en ningún momento del proceso), solicitando que se pospusiera.

En tanto, la Comisión de Obras y Servicios Públicos de la Legislatura Porteña dio dictamen favorable a un pedido de informes al ejecutivo sobre los fundamentos del aumento del 66,6% en el costo del pasaje y el detalle de las obras para mejorar el servicio que el gobierno esgrime como justificación del incremento.

Según publicó Parlamentario.com, los legisladores buscan “saber con exactitud la magnitud, tipo y alcance de las obras señaladas; qué fundamentos técnicos definieron estos aumentos y qué porcentaje será destinado al mejoramiento del sistema de transporte, qué obras se planifican en relación al sistema de señales y si efectivamente se van a adquirir nuevos coches”, indicando monto y procedencia.

Comentarios