Y todo sigue igual

La presidenta electa Cristina Kirchner dio señales de que Ricardo Jaime seguiría frente a la Secretaría de Transporte. Alivio en su entorno y descontento entre los usuarios.

En medio de la campaña electoral, la entonces candidata a la presidencia Cristina Fernández de Kirchner había dado señales de que el secretario de Transporte Ricardo Jaime, quien tiene abiertas una veintena de causas judiciales por su nefasta gestión, quedaría afuera de su gabinete en el caso de que ganara las elecciones del pasado 28 de octubre. Incluso esto se había dado a entender en decisiones políticas como dejarlo afuera de las listas de candidatos legislativos, lo que directamente lo dejaba afuera de la política.

Fue cuando este medio anunció que sus días eran los últimos frente a la Secretaría, quizá, con algo de esperanzas de que finalmente algo cambiaría, luego de tantos años de oscura gestión frente a una Secretaría que parece estar más bien sólo para firmar papeles y enriquecerse ilícitamente con el dinero de todos. Pero las señales que dio esta semana la presidenta electa dejarían en claro que Ricardo Jaime seguirá al frente de Transporte, al menos por el momento.

Según informó ayer un importante medio periodístico, Cristina Kirchner se habría acercado a Ricardo Jaime y le habría dicho: “esas corbatas que usás son muy menemistas, vas a tener que cambiar; yo te voy a comprar unas más lindas“. En código Cristina –interpretan los allegados– significa que el hombre seguirá en la función. Empresarios del sector dicen que es un gesto de la presidenta electa por el apoyo brindado a su candidatura.

Todos los usuarios de los medios de transporte del país, hayan o no votado a Cristina Fernández, tendrán en tal caso que continuar viajando como lo hacían hasta ahora. La permanencia de Jaime podría estar relacionada con la de su superior Julio de Vido, de quien versiones periodísticas recientes indican se evalúa su continuidad en el cargo hasta marzo.

Comentarios