El ministro de Planificación, Julio De Vido, prometió una vez más la compra de 45 coches a China para la línea A, cuyo contrato fue firmado y anunciado por primera vez hace 8 años. Además, defendió la gestión del ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido prometió este jueves y por enésima vez la compra de 45 coches a China para la línea A.  La promesa de De Vido fue formulada en el acto de asunción del nuevo secretario de Transporte Alejandro Ramos, quien reemplazará al renunciante Juan Pablo Schiavi, sin tener en consideración que al menos dos de esos trenes ya se encuentran fabricados y en proceso de embarque hacia la Argentina.  Incluso la cadena Telesur, auspiciada por el gobierno de Venezuela con el que De Vido trazó fuertes vínculos comerciales, se hizo eco de dicha noticia que no fue retomada por ninguna voz oficial desde que se emitió a mediados de enero.

La promesa de compra de trenes chinos ya había sido formulada por primera vez en noviembre de 2004, cuando el entonces presidente Néstor Kirchner firmó convenios de inversión con China por 20.000 millones de dólares.  En 2008 fue retomada por el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, quien firmó una serie de actas en la Casa Rosada con empresarios chinos: por esta operación, Jaime tiene una causa inciada por diputados de la Coalición Cívica por el supuesto pago de sobreprecios gracias a un informe de enelSubte.com.  En dicha causa, cuya instrucción quedó a cargo del juez Norberto Oyarbide, se presentó como material de prueba una serie de correos electrónicos en donde el secretario de Jaime, Manuel Vázquez, se mostraba alarmado por el valor que se pedía por los coches.  Este material fue desestimado por Oyarbide a fines de febrero tras considerar que se había violado la cadena de custodia de la prueba, por lo que no podría segurarse que esta no hubiese sido alterada.

Otro eslabón de la larga cadena de promesas chinas lo constituyó la frustrada visita al país asiático, en febrero de 2010, de Cristina Fernádez de Kirchner en plena crisis política por el uso de las reservas del Banco Central para pagar deuda externa.  Sin embargo la Presidenta firmó en marzo un decreto en el que autorizaba el pago del anticipo por los primeros 45 coches, y visitó China en julio de 2010 con De Vido y Schiavi quienes nuevamente firmaror los mismos contratos que ya habían sido firmados por Jaime dos años atrás.  También prometieron “frecuencias de 45 segundos” para la línea A sin siquiera reparar en que el sistema de señales ATP, cuya instalación fue gestionada por su propio Ministerio durante 2008, permite un intervalo máximo de 90 segundos.

Comentarios