El ministro de Planificación lo anunció en su discurso en la apertura del Centro Cultural del Bicentenario en el Palacio de Correos. Intentarán inaugurar, primero, la estación Correo Central, a fines de este año.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, anunció en la apertura del Centro Cultural del Bicentenario que la estación Correo Central de la línea E estará finalizada para fin de año.  De esta manera, el ministro dio una pauta acerca de cómo será puesta en funciones el nuevo tramo de la E, que unirá Bolívar con Retiro. 

Según las palabras de De Vido, Correo Central será inaugurada a fin de año, por lo que será terminal provisoria de la línea E hasta que se termine el resto de la obra.  En tanto, pronosticó que Catalinas se abrirá en 2012, mientras que Retiro estará operativa en 2013, año del Centenario del Subte.  Así, quedaría descartada la versión que indicaba que las tres estaciones serían abiertas en forma simultánea en marzo de 2012. 

Si se mira el estado de las obras, cabe dudar de las intenciones del funcionario de abrir Correo Central a fin de año: la losa fue terminada hace poco, y recién ahora se está comenzando la excavación de la caja de la estación.  Luego, faltarán construir los andenes, entrepisos, accesos y la instalación de equipos auxiliares como ventilación forzada.  Como si fuera poco, se desconoce el real avance del túnel de enlace entre la actual cochera Bolívar y Correo Central dado que no se publican informes periódicos de obras. 

Por último, falta aún definir qué material rodante utilizará la línea E cuando llegue a Correo Central: los actuales coches GEE, de los que hay 44 en servicio de un total de 64, no son suficientes ni para garantizar una frecuencia inferior a los 8 minutos en el tramo Bolívar – Plaza de los Virreyes.  En ese sentido, son incesantes las quejas de pasajeros de dicha línea respecto al hacinamiento y la pobre calidad del servicio que se traduce en interrupciones, elevados niveles de ruido y calor e irregularidad en el cumplimiento de las frecuencias anunciadas.  A menos que se acelere la prevista remodelación del total de estos coches, o bien se opte por asignar a la E parte de los coches pactados con la estatal china CITIC, la línea no podrá absorber el aumento de la demanda que provocará la combinación con la saturada línea B.

Comentarios