Un tren de la línea C circuló en plena hora pico con las puertas abiertas en gran parte de su trayecto. Un riesgo para la seguridad de los pasajeros. El momento del incidente.

El pasado lunes 1° de septiembre, cerca de las 18:30, una formación Nagoya de la línea C, que cumplía servicio entre las estaciones Retiro y Constitución circuló con las puertas abiertas en gran parte de su trayecto.

Según testimonios de los pasajeros, las puertas presentaron anomalías en su funcionamiento y algunas no llegaron a cerrarse en la estación Avenida de Mayo. Contrariamente a los protocolos habituales, que indican que un tren con pasajeros no puede circular si el enclavamiento de puertas no funciona, la formación terminó su recorrido habitual.

Los pasajeros registraron el incidente en fotografías y videos con sus teléfonos celulares y los subieron a las redes sociales.

La situación constituyó un riesgo importante para el pasaje, ya que el tren estaba lleno y desarrolló velocidades normales, superiores a los 40 km/h.

Comentarios