Un grupo de vecinos y comerciantes protestaron en el barrio porteño de Flores en rechazo del cierre temporal de la Línea A de subterráneos, a raíz de la renovación de vagones, estipulada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La concentración tuvo lugar en la esquina de las avenidas Rivadavia y Carabobo, y fue realizada por la Comisión de Vecinos de Flores y el Frente Nacional Peronista de la Ciudad de Buenos Aires, que encabezan Juan Matteo y Carlos Demarco.

“Ya nos cerraron el servicio de la Línea A por dos meses perjudicando a miles y miles de usuarios, trabajadores y comerciantes de la zona”, dijo Matteo, al tiempo que alertó que “es tremendo cómo bajaron las ventas en los negocios” que están a lo largo de ese ramal.

“Nosotros no estamos en contra de que arreglen el subte, pero en ningún país del mundo suspendieron un servicio para cambiar vagones y acondicionar vías. Lo que decimos es que (el jefe de Gobeierno porteño, Mauricio) Macri nos miente, porque los vagones ya fueron comprados y el acondicionamiento de las vías ya fue realizado por el Gobierno nacional”, agregó Matteo.

Por su parte, la legisladora porteña del Frente para la Victoria María José Lubertino visitó este martes el taller Polvorín donde actualmente se encuentran los trenes de madera La Brugeoise que fueron retirados de servicio luego de casi cien años, con el objetivo de realizar un examen de las condiciones de protección y preservación de los coches.

“Nos encontramos con 41 coches estacionados en el Taller Polvorín, ubicado en Emilio Mitre y Avenida Directorio y 54 continúan en los túneles de la línea entre estaciones Alberdi y Lima. Los empleados de Metrovías indicaron que pretenden llevarse todo el material el 25 de enero a los playones de Mariano Acosta y Labardén, generándose así un deterioro instantáneo de los coches”, denunció.

En tanto, el MST en Proyecto Sur puso en marcha una campaña contra el aumento en el pasaje del subte, para lo cual se instalarán “mesas de difusión de volantes en las principales esquinas de la Ciudad, así como afiches y pintadas, convocando a los vecinos a movilizarse el viernes 1 de marzo frente a la Legislatura porteña”, cuando Macri abra el período de sesiones.

“Con este tarifazo a 3,50 pesos Macri ataca de nuevo el bolsillo de los usuarios para cuidar las ganancias de Metrovías. Aumentar el boleto un 160 por ciento en un año es más de cinco veces la inflación anual: una locura completa, que no debemos permitir”, señaló el diputado Alejandro Bodart.

por Ámbito

Comentarios