A partir de esta mañana la línea A ya presta servicio desde las 5 de la mañana, al igual que las restantes líneas, tras 4 años de obras.

Renovación de rieles y durmientes, catenaria y sistema eléctrico, elevación de andenes y remodelación de estética e iluminación de estaciones y túneles, colocación de escaleras mecánicas y ascensores. Estas son las obras que formaban parte de las obligaciones que Metrovías debía llevar a cabo como parte del Contrato de Concesión de la red de subterráneos, celebrado en 1993.

Las mismas comenzaron en el año 2001 mediante la colocación de los primeros dos ascensores en la estación Acoyte y la tímida renovación de unas pocas estaciones, pero la crisis de ese mismo año dejó sin efecto los trabajos y luego -ley de emergencia ferroviaria mediante- la renegociación de contratos liberó a Metrovías de la responsabilidad de esta y otras obras, las cuales pasaron a la órbita del Estado Nacional, quien las paga con un crédito del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y las adjudicó mediante licitación a Benito Roggio Construcciones en el año 2005.

Desde ese año que la línea A está inmersa en una numerosa cantidad de obras que se extienden a lo largo de todo su trazado. Para la correcta ejecución de las obras, durante estos últimos 4 años la línea abrió una hora más tarde que las demás entre los lunes y sábados.

Dado el nivel de avance de los trabajos pertenecientes al plan de modernización, la línea A volverá a abrir a partir de hoy en su horario normal anterior al año 2005, a las 5 de la mañana, al igual que las restantes líneas.

 

Comentarios