Una visita inesperada

Una formación de coches Alstom de la línea D ingresó en la estación Retiro en plena hora pico. Sorpresa y confusión entre los usuarios de la línea C.

Sorpresa, confusión, y luego, quizá, decepción entre los pasajeros que esperaban la llegada de los ya clásicos coches Nagoya de la línea C al ver ingresar, en su lugar, un tren Alstom de los que circulan en la línea D.

Algunos, sorprendidos y tal vez ilusionados, esperaban a que el tren abriera sus puertas para realizar el servicio habitual de la línea hasta su cabecera en Constitución.

Otros, quizá más pesimistas y desesperanzados, se dirigieron al otro andén vacío a esperar al siguiente Nagoya, temiendo de que el Alstom no prestara servicio y esté allí sólo por motivos técnicos.

Y así fue. Un tren de la línea Alstom Metropolis, formación H, proveniente de la línea D utilizó el andén oeste de la línea C como cola de maniobras en plena hora pico de la línea C para dirigirse al taller de dicha línea donde se encuentra un torno bajo piso, el cual es utilizado para realizar tareas de mantenimiento a sus ruedas de forma periódica.

Ocurre que generalmente estas tareas se realizan fuera de hora, y el traslado de los trenes hasta el taller no se efectúa en hora pico para no entorpecer la frecuencia, pero en esta oportunidad fue una excepción que despertó la curiosidad y la sorpresa de los dormidos pasajeros de un lunes por la mañana en una de las estaciones más transitadas de la red.

Comentarios