En la estación Federico Lacroze un tren CAF 6000 rozó con partes de su techo la catenaria rígida, ocasionando una explosión seguida de humo y el desprendimiento de un artefacto que cayó en el andén. El tren fue evacuado, inspeccionado y rápidamente desviado: intentan ocultar el incidente. La línea estuvo interrumpida en plena hora pico.

En plena hora pico de este viernes una formación CAF 6000, que ingresaba a la estación Federico Lacroze, rozó con partes de su techo la catenaria rígida que alimenta a estos trenes.

Uno de los plafones que cubre los equipos de aire acondicionado se levantó imprevistamente -según informaciones preliminares, no contaba con los tornillos adecuados para su fijación-, arrastrando una luminaria en desuso y ocasionando un roce con el hilo de contacto, seguido de un chispazo, explosión y humo, que obligó a evacuar a los pasajeros.

La formación afectada es la “C1”. Personal jerárquico intervino rápidamente inspeccionando el material rodante y la catenaria rígida, cuyo estado está siendo evaluado en este momento. El aire acondicionado fue precintado y el tren, desviado a cochera. Un equipo de enelSubte.com que se hallaba en el lugar fue advertido por personal jerárquico de que no se podían tomar fotografías del lugar.

La catenaria rígida tuvo un costo cercano a los 15 millones de dólares y fue instalada para que los trenes CAF 6000 pudieran comenzar a circular. Se trata de una de las tantas obras de adaptación realizadas en la línea B para el material rodante usado comprado a España, que terminó costando tan caro como trenes cero kilómetro.

El principal problema radica en la escasa distancia entre el hilo de contacto, que conduce 600 V de corriente continua, y el techo de los trenes, ya que la línea B jamás estuvo preparada para este tipo de alimentación.

Cabe recordar que SBASE, en primer lugar, había licitado la catenaria por debajo del mínimo teórico y tras una revelación de enelSubte, la empresa debió corregir la circular y realizar obras adicionales -tras las recomendaciones de un auditor español– para que la separación entre el tren y la corriente eléctrica sea apenas la menor técnicamente permitida, lo que no quita que siga siendo una distancia muy comprometida ante cualquier desprendimiento o irregularidad en el techo de la formación, como fue en este caso, o ante alguna imperfección en las vías.

Personal despega la chapa del techo del tren de la catenaria rígida. Personal jerárquico supervisa la operación.
Un empleado despega la chapa del techo del tren de la catenaria rígida. Personal jerárquico supervisa la operación.
Técnicos inspeccionan el estado en que quedó la formación afectada.
Técnicos inspeccionan el estado en que quedó la formación afectada.

Comentarios