Después del episodio con un empleado despedido que bajó a protestar a los rieles de la Línea D, ahora un can camina delante de un tren y produce demoras en el servicio.

 La línea B de subte sigue funcionando con problemas desde la ampliación del servicio hasta Rosas aunque el inconveniente de este miércoles es atípico ya que hay demoras porque hay un perro suelto en las vías y las formaciones van detrás de él.

“Línea B les informa que circula con demora por haber un perro en las vías y vamos atrás de él”, afirmó una usuaria de Twitter entre otros que se quejaron  o rieron del incidente. Por este motivo todas las formaciones están demoradas como una que salió a las 8.45 de estación Rosas y recién a las 10 llegó a Pellegrini.

Comentarios