Un británico decidió correr desde un coche de un tren, hacer el mismo recorrido del metro por la calle, y entrar al mismo coche en la siguiente estación.

A veces pareciese que caminar es más rápido que las redes de transporte de la ciudad. Un británico llamado James Hepstonstall llevó esto al extremo y corrió más rápido que el metro de Londres.

Con la ayuda de un amigo filmó cómo se bajó de un vagón, corrió por la calle, y volvió a subir al mismo carro en la estación siguiente.

Hepstonstall registró, además, todo con una cámara Go Pro instalada en el tope de su cabeza.

James comenzó su inusual carrera desde un vagón en la estación Mansion House y la finalizó en Cannon Street, según reporta Infobae.

El recorrido total fue de 380 metros, los que grabó en su totalidad. Luego él y su amigo editaron las cintas y publicaron en internet el video, demostrando la hazaña.

Comentarios