La tecnología de 1912 ingresó en las modernas estaciones para realizar las pruebas de material rodante en el Tramo I de extensión de la línea A.

Las controvertidas estaciones Puan y Carabobo dejaron de estar en silencio. Comenzaron las pruebas de material rodante en el Tramo I de la extensión de la línea A hacia el oeste, luego de su actual cabecera Primera Junta.

Si bien las estaciones se encuentran finalizadas desde principios de año, y el propio Gobierno de la Ciudad admitió que ya podría haberlas inaugurado, lo cierto es que aún se requiere la finalización de ciertas obras que el Ejecutivo nacional se encuentra llevando a cabo en la traza actual de la línea.

Hasta tanto no se dicte el fin de obra, y Metrovías no finalice la migración de trenes Fiat Materfer hacia la línea A, las estaciones aún tendrán que esperar.

Sin embargo, Subterráneos de Buenos Aires S.E. comenzó las pruebas del material rodante existente en la línea a fin de enlistar las estaciones para la fecha de puesta en marcha, sea cual sea.

En este sentido, ha ingresado el primer coche Le Brugeoise -construidos en Bélgica en 1912- a la estación Puan, donde se están comenzando a desarrollar las pruebas necesarias con estos trenes que contrastarán fuertemente con la moderna estación construida casi 100 años después de la inauguración de la línea A.

Las primeras pruebas con los coches belgas han sido exitosas en el tramo Primera Junta – Carabobo, y en los próximos días continuarán los testeos.

Comentarios