El jefe de Gobierno asistió al acto junto a casi todo su Gabinete, aunque se retiró antes de que terminara. También estaba presente Aníbal Ibarra. Empleados de SBASE reclamaron el pase a planta permanente mientras se pronunciaban los discursos alusivos.

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, inauguro hoy la estación Corrientes de la línea H. Al acto, que contó con juegos de luces y bailarines de tango, concurrió casi todo el Gabinete de la Ciudad, legisladores, personal y directivos de Metrovias y contó con la presencia del ex jefe de Gobierno Aníbal Ibarra, invitado en calidad de legislador. Luego de dirigirse brevemente a la prensa, Macri subió al entrepiso en uno de los ascensores y se retiro del lugar subrepticiamente tras lo que Ibarra acaparo la atención mediática

Los funcionarios restantes subieron al lobby sur de la estación, en donde se había montado un escenario junto a uno de los murales. Allí, el presidente de Subterráneos de Buenos Aires, Juan Pablo Piccardo, pronunció un discurso en donde se recordaron las obras en marcha en la red y las que se adjudicarán a fin de mes para la línea H. Enfatizó además la importancia del Subte para la Ciudad y la necesidad de que se avance con la construcción de las líneas F y G, esta última en tratativas con empresas chinas.

A continuación, hizo uso de la palabra el ministro de Desarrollo Urbano Daniel Chain, quien fue interrumpido en medio de su alocución por una manifestación de empleados de SBASE en la que reclamaron aumento de salarios y la pronta incorporación a planta permanente de los contratados.

Afuera quedaron militantes de Proyecto Sur, que se habían movilizado hasta el lugar en apoyo al gremio de SBASE. Chain terminó su discurso, visiblemente molesto por la situación, e inmediatamente se apagaron las luces del escenario sin siquiera descubrir la placa conmemorativa. A esa altura, el acto había sido frustrado y Macri ya no estaba presente en la estación para dirigirse a la concurrencia.
 

Comentarios