Brasil, Francia y China acercaron proyectos para terminar la línea H y hacer las F, G e I. Se necesita la aprobación de la Legislatura para llevarlos a cabo.

Empresas de Brasil, Francia y China se mostraron interesadas, durante el último coloquio de IDEA, en invertir en la expansión del Subte.  El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, reconoció contactos con empresarios de estos tres paises, quienes se mostraron atraídos, sobre todo, por invertir en el segundo tramo de la línea H por un valor de 250 millones de dólares.

Para llevar a cabo estas obras, previstas en las leyes 317 y 670, se necesitan alrededor de 2500 millones de dólares.  Durante la campaña electoral Mauricio Macri prometió construir 10 kilómetro de subtes al año, pero las dificultades para conseguir financiamiento le impidieron, hasta ahora cumplir con su promesa.  La situación se agravó en 2009, cuando se recortaron drásticamente los recursos presupuestarios para que Subterráneos de Buenos Aires completara los trabajos en marcha.  A eso se sumó el rumor de una disolución de la empresa estatal y el estado de “cuasi intervención” que se vive en ella desde entonces.  Ante tal situación, el gobierno de Macri salió a buscar empresas privadas interesadas en llevar adelante las obras y que contaran con financiamiento propio. 

Entre las obras a realizarse, la más urgente es la finalización de la línea H hasta Nueva Pompeya y Retiro.  El 18 de octubre de 2007 se abrieron al público cinco estaciones de la línea H, aun poco utilizada en relación a su potencial ya que no combina con las líneas B, C y D, que son las lineas que más pasajeros transportan.  Esta es la primera línea completamente nueva que se inauguró  en Buenos Aires desde el 20 de junio de 1944, cuando se puso en servicio el primer tramo de la línea E.

Grindetti remarcó que, para poder llevar a cabo estas iniciativas, habrá que pedir autorización a la Legislatura. “Vamos a mandar un proyecto de ley para llamar a una licitación internacional porque hay varios grupos interesados en participar que vendrían con financiamiento de sus propios países‘, señaló.  Además, Macri deberá negociar con el Gobierno nacional el poder para determinar el marco tarifario del Subte para otorgarles a los inversores una “rentabilidad lógica”.

En los últimos meses, funcionarios porteños visitaron el Metro de Shanghai (China), que crece a un ritmo de 100 kilómetros por año.  Allí, se realizaron contactos con el Banco de Desarrollo de China para evaluar alternativas de financiamiento.  Resta aún saber qué papel estará reservado para SBASE, propietaria de la red y encargada de su planificación.

Comentarios