Trenes de larga distancia: alta demanda pero escasa oferta de servicios

Colas de varias cuadras y acampes de varias noches para conseguir pasajes de larga distancia para las vacaciones. Este martes comenzó la venta anticipada para diciembre, enero, febrero y marzo. La gran demanda contrasta con una escasa oferta: trenes que corren una vez por semana o dos veces a la semana marcan la pauta. El gobierno, en tanto, canceló la expansión de los servicios.

En la mañana de este martes salieron a la venta los pasajes para viajar en los servicios de larga distancia de Trenes Argentinos Operaciones en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo a destinos como Rosario, Córdoba, Tucumán, Rufino, Chivilcoy y Bahía Blanca, entre otras detenciones intermedias. Varias señales de noticias y medios nacionales brindaron cobertura de la aglomeración de pasajeros en los halls de Plaza Constitución y Retiro, donde varios centenares de personas hicieron largas filas para poder adquirir sus pasajes de cara al verano. No fue el único lugar del país: en la estación Rosario Norte se vivieron escenas similares.

La situación no es del todo nueva: años anteriores podían verse largas colas en Retiro, aunque circunscriptas a los servicios a Córdoba y Tucumán (y en bastante menor medida a Chivilcoy/General Pico), destinos que no eran vendidos a través del portal web de Trenes Argentinos.

En esta ocasión la situación se vio agravada por la decisión de la empresa estatal de liberar la venta de pasajes para los próximos cuatro meses a partir de una única fecha (normalmente la venta anticipada se va liberando en forma mensual), lo que provocó que muchos se agolparan frente a las boleterías -e incluso acamparan durante varias noches- por miedo a la posibilidad de quedarse sin boleto para las vacaciones y por temor a que la web de SOFSE colapsara por exceso de tráfico.

La boletería de larga distancia en Retiro.

La boletería de larga distancia en Retiro.

Sin embargo, dejando esto de lado, la alta demanda de pasajes para la temporada de verano pone de relieve la falta de una oferta ferroviaria diversificada; en otras palabras, la falta de frecuencias y servicios adicionales.

De los destinos ofrecidos por Trenes Argentinos, sólo Rosario cuenta con trenes diarios. Córdoba y Tucumán, sólo dos servicios semanales, mientras que Bahía Blanca, Rufino y Chivilcoy tan sólo uno por semana, a pesar de que existe demanda que amerita el agregado de más frecuencias.

Por caso, la agencia estatal Télam informó que desde la medianoche del martes hasta pocos minutos después de las 8 se habían vendido, tanto en ventanilla como en la web unos 5300 pasajes a Tucumán y 1530 a Córdoba.

Al menos parte de esa demanda era, además, hasta hace poco tiempo atrás absorbida por los servicios de Ferrobaires, suspendidos desde junio pasado por orden del gobierno bonaerense. Tal era el caso de quienes tomaban trenes a Junín, cuyas prestaciones eran diarias. Sus pasajeros se ven ahora forzados a tomar el tren a Rufino (que es semanal) o bien optar por otras alternativas. En igual situación se encuentran los usuarios del corredor a Bahía Blanca e intermedias (que era servido diariamente por Ferrobaires), también forzados ahora a usar el servicio semanal de Trenes Argentinos o viajar en micro.

Lo que revelan las colas de Constitución y Retiro es que existe una demanda consolidada para los servicios ferroviarios de larga distancia y que los usuarios están dispuestos a optar por ellos, aún cuando deben padecer largas colas y acampes para conseguir un boleto en un tren que demora largas horas en llegar a destino. No deja de ser llamativo que las respuestas del gobierno ante esta demanda social sean la decisión de no crear nuevos servicios ni expandir los existentes y descartar la aplicación del Plan Quinquenal que, entre otras cosas, contemplaba más servicios, diversidad de oferta y mejoras sustanciales en los tiempos de viaje.

Comentarios