Se trata de una formación de cinco coches Brugeoise recarrozados por EMEPA que fueron trasladados desde el Taller Mariano Acosta del Premetro. Los coches están amparados por la ley 4886, que otorgó protección patrimonial a toda la flota.

Una formación de cinco coches La Brugeoise-Emepa fue trasladada desde el Taller Mariano Acosta del Premetro, donde estaba ubicada desde febrero de 2013, a los fondos de los terrenos ocupados por el Instituto Superior de Seguridad Pública de la Policía Metropolitana y el estadio Nueva España, ubicado en el predio delimitado por las avenidas Castañares, Asturias, Santiago de Compostela y Lacarra.

El tren en cuestión, montado sobre vías provisorias, está estacionado en la esquina de las avenidas Castañares y Asturias. Se desconoce la razón por la cual las unidades fueron trasladadas a esas dependencias donde, a diferencia del Taller Mariano Acosta, que cuenta con un tinglado construido especialmente para guarecer estos coches, no se cuenta con vigilancia ni con protección alguna frente a actos vandálicos o inclemencias climáticas.

Uno de los coches con sus puertas abiertas.
Uno de los coches con sus puertas abiertas.

Cabe recordar que si bien la carrocería de los coches EMEPA carece de valor patrimonial, sus componentes mecánicos son idénticos a que equipan los coches Brugeoise con carrocería de madera, razón por la cual su conservación reviste importancia para la integridad del resto de la flota.

Es por esa razón que se los incluyó en la ley 4886, que garantiza la protección patrimonial de todos los coches Brugeoise sin distinción alguna.

Fotografía gentileza de Gerardo Vera

Comentarios