Con la renuncia anunciada del presidente de Subterráneos de Buenos Aires, el ing. Jorge Irigoin, SBASE quedó sin dirección, sin obras y sin financiación.

Jorge Irigoin renunció a la presidencia del directorio de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) tras una larga historia de conflictos que marcaron una gestión con obstáculos desde el principio.

El ex director de Correo Argentino, de lazos fuertes con la familia Macri, aceptó la propuesta del jefe de Gobierno una vez frente al Ejecutivo de la Ciudad en diciembre de 2007, aunque no fue recién hasta fines de enero en que asumió el nuevo directorio en Subterráneos de Buenos Aires. Irigoin y su directorio entró en reemplazo de una larga gestión liderada por el contador Edgardo Rubén Kutner, quien fue nombrado por Aníbal Ibarra en su primer gobierno en reemplazo de Alejandro Nazar Anchorena.

Desde el primer día, y tal como lo anunció enelSubte.com, Jorge Irigoin, ejecutivo con larga trayectoria en el sector privado, dejó en claro su condición de aceptar un cargo en el gobierno de Macri sólo si podría demostrarse trabajo mediante obras. Esto se vio opacado cuando en 2008 la asignación del presupuesto para las obras de Subterráneos fueron menores a las que él solicitó incluso públicamente, y no demoró en demostrar su descontento con la noticia en los medios.

La dimisión fue advertida por enelSubte.com en febrero, cuando en la empresa estatal ya circulaban versiones de alejamiento, en coincidencia con la medida que el Gobierno tomó en relación a la suspensión de las obras producto de la falta de financiamiento. Irigoin, anticipando su retirada, pidió licencia por vacaciones en medio de fuertes versiones de su retirada y cuando ya se había hecho efectiva la reducción presupuestaria. SBASE, inmersa en un futuro incierto y en una crisis interna, tenía a su director de vacaciones hasta este lunes, día en que, se sabía, iba a regresar y tomar la decisión. Y así fue.

Asimismo, la conflictiva relación entre el ahora ex titular de SBASE y Daniel Chain, al frente del Ministerio de Desarrollo Urbano, de quien depende orgánicamente la empresa Subterráneos de Buenos Aires, fue un factor que, lejos de ayudar, impulsó a Irigoin a alejarse del gobierno. “Se va él o me voy yo” se llegó a filtrar en el Gobierno a fines del 2008 cuando enelSubte.com conversó con fuentes del Ejecutivo porteño.

En SBASE, según lo relevado por este medio, el clima es de incertidumbre, al no saberse siquiera qué ocurrirá con el destino de la empresa, actualmente sin director, sin presupuesto, con todas las obras a su cargo frenadas y sin proyectos en curso para obras nuevas.

Comentarios