Acompañado de altas autoridades, el presidente visitó la obra del soterramiento del Sarmiento. La tuneladora ya avanzó 2800 metros y se encuentra próxima a la estación Ramos Mejía. El megaproyecto, cuyo costo asciende a 3000 millones de dólares, aparece cuestionado en sus aspectos técnicos por los especialistas.

Este lunes por la mañana el presidente de la Nación, Mauricio Macri, recorrió las obras del soterramiento de la línea Sarmiento. El mandatario estuvo acompañado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y la secretaria de Obras de Transporte, Manuela López Menéndez, entre otras altas autoridades.

Según se informó, las tareas llevan un buen ritmo y la tuneladora Argentina ya ha logrado excavar cerca de 2,8 kilómetros. La máquina comenzó a trabajar desde Haedo en dirección a Once, por lo que el túnel ya se encuentra próximo a la estación Ramos Mejía.

La tuneladora, cabe recordar, había sido adquirida a Alemania en 2011 por el gobierno anterior y está valuada en 40 millones de euros. La máquina es la más grande de su tipo en América Latina y es capaz de construir túneles de 10 metros de diámetro, con un ritmo de avance máximo de 12 metros por día. Fue puesta en marcha por Macri en un acto celebrado en octubre del año pasado.

La ejecución del proyecto, considerado durante largo tiempo como una “obra sin futuro” debido a las objeciones técnicas que presentaba y a su alto costo, comenzó a destrabarse en paralelo a la llegada de Macri a la presidencia.

El costo estimado del megaproyecto (que incluye la construcción de 37 kilómetros de túnel de vía doble y 16 estaciones subterráneas nuevas por debajo de la traza ya existente) asciende a 3000 millones de dólares, una cifra astronómica si se la contrasta con otros proyectos de transporte.

A efectos comparativos, el reciente crédito chino refrendado por Dietrich para renovar más de 1600 kilómetros de vías (incluyendo puentes, señalamiento y pasos a nivel) es más económico: asciende a 2400 millones de dólares. El proyecto RER, que permitiría interconectar todas las líneas ferroviarias mediante túneles, requiere de una inversión similar a la del soterramiento. Otras iniciativas significativas en términos de infraestructura e impacto, pero sustancialmente más económicas, son la electrificación del Roca (500 millones de dólares) y la de la línea San Martín (520 millones).

Para peor, la obra no cuenta con consenso técnico. Los especialistas en la materia cuestionan que el proyecto contempla sólo un túnel de doble vía, una limitación importante si se tiene en cuenta que en buena parte de su extensión el Sarmiento de superficie cuenta actualmente con cuatro vías. Esto no sólo eliminaría toda posibilidad futura de servicios rápidos y sobrepasos, desalentando la utilización del modo ferroviario para los usuarios más alejados del centro, sino que también obligaría a la interrupción de la línea ante el menor incidente.

Comentarios