Sorpresa de la AAT

En contraste con la ausencia total y absoluta de referencia, acto u homenaje de los responsables de Subterráneos de Buenos Aires y de Metrovías a los coches La Brugeoise, la Asociación Amigos del Tranvía envió a la línea A una dupla de coches Preston a despedir a sus hermanos de viaje, los Brugeoise.

En contraste con la ausencia total y absoluta de referencia, acto u homenaje de los responsables de Subterráneos de Buenos Aires a los coches La Brugeoise, los únicos que transitaron la red de su propiedad en sus 99 años de historia, la Asociación Amigos del Tranvía acordó el envío de una dupla de coches Preston a su cuidado, que corrió por la línea A junto con los últimos trenes La Brugeoise en circular.

Imprevista, la visita de los Preston cerró el círculo de la despedida digna que se propusieron darle a los belgas usuarios y trabajadores de la línea, despedida de la que la dueña de esos coches, a la que por decenas de años prestaron inestimable y confiable servicio, se desentendió por completo. Al contrario, los menospreció, tanto cuestionando su más que probado rendimiento como denigrándolos con propuestas de supuesta conservación que guardan nula relación con el cometido de transportar pasajeros que tan eficientemente cumplieron.

Sería falso, de todos modos, confundir a Subterráneos de Buenos Aires como institución con sus actuales y transitorios ocupantes. Respetados ex presidentes, como Nicolás Gallo y Alejandro Nazar Anchorena, compartieron en estos días su respeto e impresión por los Brugeoise. Claro, los conocieron de cerca. Los funcionarios macristas dieron, en cambio, muestras de no conocer el Subte ni querer hacerlo, de no conocer el patrimonio histórico ni querer protegerlo.

Es tan lamentable como destacable y encomiable, a la vez, que sea la labor de la Asociación Amigos del Tranvía la que permita conservar los coches Preston que hoy bajaron a saludar a sus parientes. Ahora sólo queda abogar por el cumplimiento de la ley que ordena la preservación parcial de los coches La Brugeoise. Y por que, si los responsables de Subterráneos de Buenos Aires son incapaces de comprender el patrimonio a su cuidado, al menos puedan facilitar a las organizaciones como la AAT que cuiden el patrimonio de todos los porteños.

Ernesto Falzone, integrante de Amigos del Tranvía, estuvo presente en la despedida organizada en Plaza de Mayo y se refirió a los esfuerzos por la preservación de los coches que llevan adelante en un video subido a YouTube por “BusAmerica”:

 

Comentarios