Sindicalistas paralizaron nuevamente la línea A

Al comienzo de la hora pico vespertina, interrumpieron los servicios de la centenaria línea a 24 horas del comienzo de una nueva huelga de Subtes.

La línea A, que une Plaza de Mayo con Carabobo, fue interrumpida alrededor de las 18 horas.  Por los altoparlantes de la red, una voz masculina anunciaba que el servicio había sido suspendido por “conflictos con el personal”.  Algo similar había ocurrido la semana pasada, cuando se dispuso de manera sopresiva una huelga por falta de personal.  Estos hechos ocurren 24 horas antes de que comience un nuevo paro de Subtes aunque no guarda estricta relación con lo que mañana se reclamará. 

En un comunicado de prensa, AGTSyP informó que los problemas de falta de personal comenzaron en diciembre de 2008, tras la apertura de las estaciones Puan y Carabobo.  Según los trabajadores, Metrovías habría contratado una “cantidad ínfima de personal, insuficiente para operar el servicio” obligando a aquellos ya en funciones a cumplir con las tareas que quedan vacantes.  “Creemos que, en esta ocasión, Metrovias ha llegado muy lejos en su afan de ahorrar costos, porque la falta del personal necesario nos obliga a prestar servicio en pésimas condiciones y expone a los pasajeros a demoras escandalosas y permanentes interrupciones. Esto ha generado innumerables situaciones de violencia, donde varios trabajadores fueron víctimas de agresiones de usuarios enfurecidos”, reza el comunicado, que finaliza advirtiendo que esta situación ya ha sido puesta en conocimiento del Ministerio de Trabajo para que tome medidas.

Flavio Baigorria, delegado de la línea A, dijo que Metrovías pretende suplir “la falta de inversiones flexibilizando a los trabajadores” y sostuvo que “el personal se maneja con un diagrama, que implica cantidad de vueltas y descanso y, al no estar completado el plantel, se procura que la gente de la categoría 1 (maniobrista o conductor especializado) realice las tareas de la categoría 5 (guarda), como en la década del `90”.  “A esta realidad nos oponemos, porque es preciso desterrar la flexibilización laboral y la polivalencia funcional”, concluyó Baigorria.

Comentarios