Dos duplas fueron trasladada a los talleres de Rubén Darío para tareas de mantenimiento.

Aunque el usuario final no perciba las consecuencias, la falta de cocheras y talleres en la red impacta sobre el funcionamiento del servicio. Desde mayores costos operativos como resultado del obligado traslado de formaciones hacia los pocos talleres de día de la red, hasta la necesidad imperiosa de retirarlos al exterior y trasladarlos para ser reparados en las afueras de la Ciudad, el Subte tiene habitualmente menos formaciones en servicio producto de la pérdida de tiempo que todo eso implica.

Si consideramos la deficiencia en cantidad y calidad de material rodante, el problema es aún más grave. La línea H, aunque sólo lleva construido un primer tramo, se inauguró con un lujoso pero discreto taller llamado Colonia ubicado luego de la terminal temporal Caseros, en el sur de la ciudad. Este taller, actualmente abocado al mantenimiento de los septuagenarios coches Siemens O&K, no posee entre otras cosas torno bajo piso para realizarle el necesario mantenimiento a las ruedas que con el tiempo son aplanadas, hostigando el material rodante y dañando los rieles.

Esta pequeña línea de 5 estaciones es la única línea de las compatibles entre sí –es decir, todas menos la línea B– sin estar conectada con el resto de la red. Todavía resta construir la proyectada conexión con la línea E a la altura de su estación Jujuy, por lo que el ingreso momentáneo de los trenes se realiza a través de una compuerta a cielo abierto sobre la calle Colonia, con grúas que permiten el descenso. La falta de comunicación interna de material rodante con la red y el escaso equipamiento del taller Colonia traen como consecuencia mayores costos ya que los coches son trasladados a los talleres ubicados en la provincia de Buenos Aires.

Es por ello que en los últimos días dos duplas de los coches Siemens Orenstein & Koppel, construidos para la línea C en 1933 y ahora en funcionamiento en la línea H de manera provisoria, fueron llevados en carretón hasta la línea General Urquiza, para luego ser traccionadas hasta los talleres de Rubén Darío, lugar donde se le realizará el torneado de las ruedas y un mantenimiento rutinario.

Cabe destacar que los coches Siemens son los más diseminados tanto en la red como en el exterior, ya que su retiro total del servicio en la línea C produjo que algunas formaciones fueran a la línea H, otras a distintos depósitos de la red, otras a los talleres de Rubén Darío por mantenimiento y otras a los talleres de Los Hornos, La Plata. La remodelación integral, licitada en 2006 para los 85 coches Siemens, se encuentra por el momento congelada.

Comentarios