Eduardo Epszteyn dijo en Radio América que el aumento a $3,50 del boleto se debe a que para la confección de la tarifa técnica (sin subsidio) "los costos que imputan están sumamente inflados". “Hay una falta de decisión política de mejorar la calidad del servicio", aseguró.

 El Auditor General de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, aseguró hoy que, según un informe de la Auditoría “surgen serias diferencias en lo que tiene que ver con la tarifa técnica” del subte, que es el precio sin subsidios del boleto, a partir del cual se estableció la nueva tarifa de $3,50.

 
“La Auditoría realizó un informe técnica a pedido de la Legislatura. Fue un análisis en profundidad de las cuentas de la concesión y surgen serias diferencias en lo que tiene que ver con la tarifa técnica”, aseguró Epsztein en diálogo con el programa Broucastin de Radio América.
 
La semana pasada, la Justicia porteña autorizó un nuevo incremento del 40% para llevar el boleto a $3,50, ya que según el juez Pablo Mántaras, el gobierno porteño ya cumplió con uno de los requisitos fijados por la Ley 4.722 para hacerlo: establecer la famosa “tarifa técnica”, que es el precio que debería pagar el pasajero si el Estado no subsidiara una parte del costo. Esa ecuación fue realizada por primera vez el 28 de junio y fijó el valor del boleto en $7,47.
 
Sin embargo, el informe de la Auditoría General de la Ciudad, que ingresó el jueves pasado a la Legislatura porteña, revela que los costos oficiales del subte porteño, concesionado desde 1994 a la empresa Metrovías (del Grupo Roggio), tienen agujeros negros y resulta imposible sostener una tarifa técnica de $ 7,47. “No se entiende cómo el gobierno de Macri llega a ese valor. Los costos que imputan están sumamente inflados”, afirmó Epzsteyn.
 
Para el auditor porteño, “hay una falta de decisión política de mejorar la calidad del servicio”. “Ahora el informe es público y lo tiene la legislatura, ya veremos qué utilidad política le da”, concluyó.
 
por Infonews

Comentarios