El secretario general de la Asociación Latinoamericana de Metros y Subterráneos repasa sus tres años de gestión en el organismo y analiza la actualidad del desarrollo de los metros y ferrocarriles en Latinoamérica en una entrevista exclusiva con enelSubte. Los desafíos de Metro de Santiago y la posibilidad de cooperación con Buenos Aires.

enelSubte (eeS): ¿Cuál es el balance acerca de sus tres años de gestión al frente de la secretaría general de la ALAMYS?

Roland Zamora (RZ): Desde que Metro de Santiago asumió la Secretaría General de ALAMYS en 2014, hemos impulsado medidas tendientes a crear una mejor comunión entre nuestros socios operadores de España y Portugal, con los de Latinoamérica; y el posicionamiento de proyectos metroferroviarios, como la mejor opción para el transporte público sustentable de nuestras ciudades, ante las autoridades tomadoras de decisiones en la región. Concretamente, el trabajo de la Secretaría desde 2014 se ha centrado en:

• Potenciamiento de los Comités Técnicos de ALAMYS. La asociación cuenta con cuatro Comités Técnicos, coordinados por expertos de diversos operadores asociados y la Secretaría General. Su misión es recoger información de los 38 Miembros Principales afiliados, procesarla y analizarla en las temáticas: Operaciones, Planificación, Gestión y Mantenimiento. Los resultados anuales se presentan en el evento de ALAMYS “Conferencia Internacional y Reunión de Comités Técnicos”, que se realiza durante el primer semestre de cada año, y que este 2017 celebraremos en Guadalajara, México.

• Conformación de nuevos Grupos de Trabajo y consolidación de los existentes, como el grupo de “Tranvías” y el de “Gestión de Proyectos”. Cada uno se reúne periódicamente para avanzar en sus agendas respectivas. Este año publicaremos la “Guía de Mejores Prácticas para la Gestión de Proyectos Metroferroviarios”, que ayudará enormemente a los operadores y tomadores de decisiones a planificar sus proyectos de forma consistente y consciente de las externalidades que existen a la hora de plantearse más redes metroferroviarias.

• Multiplicación de congresos, seminarios, foros y talleres en Latinoamérica y Península Ibérica, gracias a las alianzas que ALAMYS mantiene con asociaciones internacionales de transporte público (AMF de México, APTA de Estados Unidos, AEAMESP y ANPTrilhos de Brasil, MAFEX de España, entre otras) y bancos multilaterales (Banco Mundial, CAF, BID) donde se profundiza en materias técnicas que permitan optimizar sus operaciones y rendimientos.

• Estudios de benchmarking en diversas materias: periódicamente, la Secretaría General reporta el estado de sus asociados en diversas materias. La primera edición de este año, por ejemplo, trata el estado de la “Modernización de Material Rodante”, en los operadores afiliados.

Benchmarking Internacional para el fomento de proyectos metroferroviarios en América Latina: junto a académicos expertos en transporte, estamos concluyendo un estudio técnico de la situación actual en América Latina y el mundo de los proyectos latinoamericanos existentes en materia de transporte público, para fomentar la construcción de nuevas redes y expansión de los existentes en la región.

eeS: ¿Cuáles son las perspectivas para la Asamblea Anual de este año, a celebrarse en Barcelona? ¿Qué temas se tratarán en la Convención de Guadalajara?

RZ: Para Barcelona tenemos concertada una asociación con BCN Rail, la feria anual de transporte sobre rieles más importante de la ciudad. Nuestra intención como ALAMYS es unir los mundos latinoamericanos e hispanos, y fomentar la integración entre operadores de ambas regiones en torno a la relevancia del transporte público como protagonista en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

(de izq. a der.) Roland Zamora, Secretario General de ALAMYS; Mercedes Vidal, Presidenta de Metro de Barcelona; Andrés Gómez-Lobo, entonces Ministro de Transporte y Telecomunicaciones de Chile; Rodrigo Azócar, Presidente de Metro de Santiago; Rubén Alvarado, Gerente General de Metro de Santiago en la 30° Asamblea general de ALAMYS, celebrada en octubre de 2016 en Santiago de Chile.

Ese será el tema central que enmarcará el Congreso Anual de ALAMYS y que queremos analizar en profundidad, no sólo incorporando el enorme conocimiento adquirido a través de varias décadas que poseen nuestros metros de la región como Metro de Santiago, SBASE (el más antiguo de Latinoamérica), Metro de Ciudad de México, Metro Sao Paulo; sino también, convocando las miradas innovadoras de operadores nuevos, como Metro de Lima, Metro de Panamá, Metro de Quito (actualmente con el 25% de avance de obra en su Línea 1) o Metro de Bogotá, que a fines de 2016 consolidó la conformación de la empresa que dará vida a la primera red metroferroviaria de la capital colombiana.

Por otro lado, en la reunión de Comités Técnicos de Guadalajara de fines de mayo, estudiaremos justamente la parte más técnica de la operación, mantenimiento y modernización de los metros asociados. Contaremos con la participación de 50 entidades variopintas: metros, tranvías y ferrocarriles; empresas proveedoras, autoridades de transporte, autoridades políticas, consultoras de urbanismo, universidades y centros de estudios de movilidad.

En las sesiones se expondrán temas de mucha ayuda para los participantes, pues se detallarán experiencias de sistemas de pago integrado; tecnologías para la gestión eficiente del metro; aplicaciones de soluciones para la intermodalidad; cuánto se rentabilizan los metros gracias a los negocios complementarios; índices de tarifas y subsidios en el mundo; indicadores de control de gestión; las mejores prácticas para el mantenimiento de sistemas y renovación de material rodante; técnicas para el constante perfeccionamiento del servicio al cliente; y programas de seguridad de última generación.

eeS: Como profesional ligado al desarrollo de sistemas de transporte de pasajeros, ¿cómo observa las perspectivas de crecimiento del modo de transporte ferroviario en América Latina?

RZ: Actualmente existe una serie de proyectos de metros emergentes en Latinoamérica, como Metro de Quito, Metro de Bogotá, Metro de Lima, Metro Salvador de Bahía y Metro de Panamá, además de las ciudades con sistemas ya más maduros que apuestan en una rápida extensión de sus redes. Éste es el caso de Metro de Santiago, Metro de Ciudad de México y Metro de Sao Paulo.

Uno de los modernos coches de conducción automática para las líneas 3 y 6 del Metro de Santiago.

Es evidente que el crecimiento de las ciudades latinoamericanas requiere soluciones modales que sean capaces de responder a los altos niveles de demanda, y hoy sabemos que los sistemas masivos de buses tan propagados en Latinoamérica sirven como alimentadores, pero no son capaces de resolver las necesidades de nuestras ciudades grandes que día a día deben apuntar hacia la sustentabilidad, seguridad, confortabilidad y protección del medio ambiente.

Desde ALAMYS trabajamos en promover este conocimiento a nivel gubernamental con una serie de estudios y documentos que destacan las evidentes ventajas de construir más redes metroferroviarias. En relación al caso de Buenos Aires, esperamos también aportar a la discusión en Argentina en cuanto a la extensión necesaria del Subte y la red de trenes de la Provincia de Buenos Aires, como también apuntar hacia la implementación soluciones innovadoras de transporte ferroviario urbano en el interior del país.

eeS: Usted desempeña un importante cargo en el Metro de Santiago, que ha tenido una vertiginosa expansión en los últimos años. ¿Cómo evalúa la pronta apertura de las líneas 3 y 6, que representan además un salto tecnológico de importancia?

RZ: Es cierto que Metro de Santiago ha liderado una fuerte cartera de proyectos de expansión para su red. En mis 20 años de trayectoria profesional en la empresa y en el mundo del transporte público chileno, estoy convencido de lo fundamental que es para las metropólis de la región en rápido crecimiento demográfico, un planificado desarrollo de redes de metro.

De hecho, y través de mi rol como Gerente de Planificación en Metro entre los años 2008 y 2016, y hoy como Gerente de Estudios y Negocios de Transporte, lideramos la expansión de más de 50 kms de red, siendo en este plan las nuevas líneas 3 y 6 – con 37 kilómetros- las primeras completamente automáticas en nuestra red y en el país, y, después de la línea 4 de Sao Paulo, en Latinoamérica. Además, éstas conectarán nuevas comunas altamente pobladas que rodean el Gran Santiago y aportarán a que la capital llegue a tener una red moderna con más conexiones, mejorando la calidad de vida de los santiaguinos, y el atractivo propio de esta urbe como primer centro de negocios en el cono sur de América.

eeS: ¿Qué experiencias positivas pueden aprenderse del Metro de Santiago para ser aplicadas en otras redes de metro latinoamericanas en general y en la de Buenos Aires en particular?

RZ: Metro de Santiago ha tenido el honor de ya haber formado alianzas comerciales con SBASE. En 2013, los apoyamos para el desarrollo de ingresos colaterales, con la que la estatal argentina logró reestructurar y modernizar los negocios en estaciones, a través de las existentes tiendas comerciales, servicios de telecomunicaciones y publicidad. Para nosotros esto implicó un trabajo mancomunado que nos llena de alegría haber podido realizar, pues creemos que el compartir experiencias es clave para una optimización del servicio y operación de los metros latinoamericanos. Trabajando juntos, trabajamos mejor. Ese es nuestro lema.

Para el futuro, nuestra relación con SBASE se puede fortalecer aprovechando el intercambio de recientes experiencias de Metro, como la generación de estrategias operacionales que permitieron incrementar la oferta de trenes a un costo razonable postergando la compra de trenes, y en la implementación consecuente de tecnologías avanzadas para mejorar la operación, en materia de gestión de proyectos innovadores, sobre todo ahora que logramos implementar el sistema de CBTC en nuestra Línea 1, y la UTO que tendremos en las nuevas Líneas 6 y 3.

Comentarios