Tras dos años sin trenes, este miércoles comenzaron a circular los servicios eléctricos del Roca a La Plata. La frecuencia, de 30 minutos, se debe a limitaciones en la infraestructura eléctrica que serán subsanadas en los próximos meses. Buena recepción de los pasajeros.

Desde la mañana de este miércoles 18 quedaron inaugurados los servicios eléctricos de la línea Roca a La Plata (vía Quilmes). La habilitación puso fin a un período de más de dos años en los que la capital de la provincia de Buenos Aires no tuvo servicios ferroviarios.

Si bien no hubo acto oficial -debido a la proximidad de las elecciones legislativas-, la puesta en marcha estuvo supervisada por el presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Marcelo Orfila.

El presidente de Trenes Argentinos Operaciones, Marcelo Orfila, supervisó la puesta en marcha del servicio.

Los trenes circulan con una frecuencia de media hora debido a una serie de limitaciones que serán subsanadas en los próximos meses. Por un lado, sólo llegó a electrificarse una de las dos vías, por lo que los trenes van y vuelven por la misma entre City Bell y La Plata. Por otra parte, aún no han sido terminadas las obras de la crucial subestación Quilmes, destinada a alimentar al ramal.

La finalización de la misma y su entrada en servicio es condición necesaria para una mejora en la frecuencia. En el proyecto original, cabe recordar, estaba prevista una frecuencia de seis minutos en el tramo Plaza Constitución – Berazategui (actualmente es de 15 minutos) y de 12 minutos a La Plata. Se espera que los tiempos de viaje (72 minutos entre cabeceras) también mejoren en el futuro cercano.

Cabe recordar que a principios de mes se había inaugurado la demorada electrificación entre Claypole y Bosques. El único tramo que permanece fuera de servicio a la espera de las obras de electrificación es el sector Berazategui – Bosques.

La electrificación del Roca, planificada desde hace más de 40 años y en obra desde hace 35, es una de las obras de transporte ferroviario más trascendentes actualmente en ejecución. Su realización fue posible gracias a un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que recientemente aprobó un préstamo para encarar la también necesaria electrificación de la línea San Martín.

Comentarios