A la par de la expansión del moderno sistema de pago electrónico, aumenta la oposición de los Delegados por temor al futuro de los boleteros.

Por estos días los Delegados del subterráneo porteño continuarán con la embestida contra los sistemas de pago alternativos a las boleterías de expendio manual. Nuevos afiches serán pegados en la red advirtiendo sobre el futuro de los boleteros ante el reciente convenio de Metrovías con una cadena de kioscos, donde se comenzará a recargar la tarjeta magnética Monedero, la cual permite abonar los viajes en subte a través de recargas en efectivo o débito automático de tarjetas de crédito o de débito.

La negativa de los Delegados se basa en el riesgo que correrían los puestos de trabajo de los boleteros, al temer que los sistemas de expendio automático y la tarjeta Monedero le quite afluencia de pasajeros a las boleterías, lo que “directamente afectaría sobre las fuentes laborales del personal”.

Mientras tanto, la red Monedero continúa en expansión, alcanzando nuevos convenios con otras empresas de transporte público, autopistas, kioscos, cafés, fast foods, entre otros numerosos locales. Sin embargo, aún es baja la cantidad de personas que utilizan este sistema de pago para los viajes en subte, en comparación con el clásico Subtepass que aún es altamente utilizado, pese a la escasez de monedas y las largas filas que suelen generarse en horas pico en algunas boleterías de la red.

Para el lanzamiento de este sistema de pago, anteriormente denominado Subtecard, Metrovías había aplicado una promoción que consistía en ofrecer un viaje gratis cada 10 viajes realizados con esa tarjeta. La medida duró poco tiempo y desde su cancelación no existen mayores beneficios que los descuentos y promociones en locales adheridos a Monedero.

Comentarios