El corte del servicio comenzó a las 14 y se extenderá hasta las 17. Afecta a 210 mil pasajeros. Ahora La Fraternidad quiere encuadrar a los conductores y pelea un espacio con la UTA y los delegados.

Las seis líneas de subterráneos y el Premetro se encuentran interrumpidas. A las 14, tal como había sido anunciado, los trabajadores cortaron el servicio. La medida de fuerza –que se extenderá hasta las 17- tiene como objetivo reclamar que se reconozca la asociación gremial creada el año pasado, independiente de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), con la que están enfrentados hace años.

A raíz de la protesta, el servicio de subterráneos estará paralizado por tres horas. Si bien Metrovías, la empresa concesionaria, anunció que habrá esquema de emergencia, se estima que por la medida fuerza cerca de 200 mil usuarios se verían afectados. Es que –según se anunció- el paro se extenderá hasta las 17, un horario en el que muchas personas terminan su jornada laboral y utilizan el subte para volver a sus hogares.

El paro de esta tarde supone un endurecimiento de la protesta realizada ayer en varias de las cabeceras de las líneas de subtes, cuando –entre las 8 y las 10- se liberaron los molinetes y los pasajeros pudieron viajar sin pagar.

Uno de los voceros del cuerpo de delegados de los trabajadores del subte, Ariel Mastandrea, explicó que el paro se lleva a cabo para reclamar “el reconocimiento de una asociación gremial propial”. Sucede que la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro -creada el año pasado- no fue reconocida por el Ministerio de Trabajo y tampoco por la empresa Metrovías.

En tanto que la UTA insiste en que debe existir un solo sindicato “porque ésa es la manera de defender mejor los derechos de los trabajadores” y rechaza toda las medidas de fuerza convocadas por los delegados del subte.

Comentarios