El 31 de mayo de 2007, Jorge Telerman inauguraba las obras de la línea H a pocas horas de las elecciones para Jefe de Gobierno. Los trenes circularían recién el 19 de octubre.

El 31 de mayo de 2007, la Ciudad se aprestaba a inaugurar la línea H.  Iniciada en medio de enormes sacrificios en 2001 por Aníbal Ibarra, las obras jamás se detuvieron a pesar de la grave crisis económico-social que atravesó la Argentina en aquellos años.  Sin embargo, la apertura de la primera línea enteramente nueva en 63 años, y la única diseñada completamente por Subterráneos de Buenos Aires, se vio empañada por las rencillas políticas propias de los tiempos electorales.

El 3 de junio de 2007, los porteños se dirigirían a las urnas para elegir a su nuevo Jefe de Gobierno.  Tres candidatos se disputaban el puesto: Daniel Filmus, ministro de Educación del entonces presidente Néstor Kirchner; Jorge Telerman, vicejefe de Gobierno del segundo mandato de Ibarra que se hizo cargo de la Ciudad el 7 de marzo de 2006 tras la destitución de su jefe por el incendio de Cromagnon; y Mauricio Macri, empresario que buscaba la revancha tras la derrota frente a Ibarra en las elecciones de 2003. 

Tres días antes de los comicios, se realizó la inaguración de las obras de la línea H pero sin trenes.  Dado que Jorge Telerman había optado por el apoyo de Elisa Carrió en lugar del del Gobierno nacional, la Secretaría de Transporte impidió que se habilitara la circulación de trenes.  De esta forma, la línea H es la única en contar con una doble inauguración: el 18 de octubre, cuando ya Macri había ganado las elecciones y Telerman recompuesto sus vínculos con la Casa Rosada, Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi inauguraron la corrida de trenes en la línea H con coches Siemens de 1934.  Si bien aclararon que se comprarían 55 coches nuevos, lo más probable es que los Siemens sigan en la H aunque remodelados.

Esta nueva apertura tampoco estuvo exenta de polémicas.  Alejandro Franco, entonces director de SBASE, había alertado al gobierno de la Ciudad acerca de la falta de mantenimiento que exhibían los Siemens, además de cuestionar la “concesión precaria” otorgada a Metrovías por Telerman sin mediar licitación alguna.  Además, Franco dejó asentadas sus denuncias en un recurso de amparo que buscó impedir la apertura de la H en tales condiciones, por lo que tuvo que renunciar a su cargo en SBASE por las fuertes presiones del área comandada por Jaime: tan sólo diez días más tarde, Cristina Fernández de Kirchner sería elegida Presidente.  A pesar de la historia de la línea y de aquellos que decidieron llevar a cabo la obra en plena crisis y con fondos propios de los vecinos de la Ciudad, el entonces Secretario de Transporte de la Nación dijo ante las cámaras de televisión que estas inversiones buscan “retomar la infraestructura perdida”. “Es el país dormido que al Presidente Kirchner le tocó despertar”.

Comentarios