La empresa Supercemento, a cargo de la electrificación de la línea Roca a La Plata, realizó la oferta más económica. Aún resta la adjudicación oficial de la obra, que eliminará 12 pasos a nivel entre Palermo y La Paternal. La construcción del viaducto es clave para la futura electrificación de la línea.

La empresa estatal porteña Autopistas Urbanas (AUSA) abrió ayer las ofertas económicas para construir el viaducto de la línea San Martín, entre los barrios porteños de Palermo y de La Paternal, entre las que la unión transitoria (UTE) entre las empresas Supercemento y Rovella Carranza realizó la propuesta más accesible.

En ese sentido, Supercemento ofreció realizar la obra por un monto cercano a los 2584 millones de pesos, seguida por las UTEs Green/Rottio (3099 millones), Paolini/Inc (3142 millones), Chediak/Roggio (3290 millones) y Queiros Galvao (3578 millones). El presupuesto oficial era de 3600 millones. Sin embargo, aún no se ha anunciado a cuál de todas estas empresas se adjudicará la obra.

En diciembre pasado la construcción fue puesta en peligro por una acción de amparo presentada por un grupo de vecinos que solicitan la suspensión de la licitación. El recurso, que recayó en el juzgado del polémico juez Gallardo, forma parte de un planteo de fondo que busca anular la licitación alegando irregularidades. Gallardo no llegó a conceder el amparo antes de la feria judicial, pero pidió a AUSA que justifique su posición de cara al planteo vecinal e informe la situación de la obra.

Los trabajos a realizar consistirán en la construcción de un viaducto de tres vías entre la calle Paraguay, en el barrio porteño de Palermo, y poco antes del tradicional puente de la avenida San Martín sobre las vías del ferrocarril en La Paternal. El proyecto incluye, además, la reconstrucción de las estaciones La Paternal y Villa Crespo (ex Chacarita) en altura y las rampas de conexión de la traza elevada con las vías existentes en ambos extremos.

La obra en cuestión había sido presentada a fines de 2014 como fruto de un convenio entre el entonces ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, y del ministro de Transporte porteño, Guillermo Dietrich. Según se indicó entonces, el viaducto permitirá eliminar 12 pasos a nivel existentes en Córdoba (previa demolición del puente de la avenida Juan B. Justo), Corrientes, Jorge Newbery, Trelles-Warnes, Honduras, Gorriti, Cabrera, Niceto Vega, Loyola, Ramírez de Velazco, Girardot y Juan B. Justo.  Además, permitirá abrir el paso peatonal y vehicular en las calles Castillo, Aguirre, Vera, Villarroel, Iturri, Leiva, Caldas, Concepción Arenal, Montenegro y Santos Dumont.

En los últimos años, Supercemento llevó adelante varias obras de envergadura en el ámbito ferroviario. Desde 2015 construye el viaducto Ringuelet y el resto de las obras civiles de electrificación de la vía Quilmes de la línea Roca, a cargo del Estado nacional.

Comentarios