El Directorio de Subterráneos de Buenos Aires y la Asociación que nuclea a sus empleados mantienen desde hace meses una fuerte tensión por la situación de los contratados. Nuevos cruces complican la situación.

La crisis interna en SBASE no parece encontrar una pronta solución.  Desde que Mauricio Macri y su gobierno se hicieron cargo de la Ciudad en diciembre de 2007, se sucedieron cuatro directores -algo inédito en la historia de la empresa-, se detuvieron las obras en marcha casi por completo y se sumaron alrededor de 90 contratados. En dos años de gestión, SBASE pasó de tener 90 empleados abocados al soporte administrativo de cuatro frentes de obra a tener 180 trabajadores con obras paralizadas.

Ante tales perspectivas, surgieron fuertes tensiones entre la Asociación del Personal de Dirección de Empresas de Subterráneos de Buenos Aires (APDESBA) y el Directorio de la empresa a causa de la situación de los contratados, la falta de Convenio Colectivo de Trabajo y práctica desleal.  El 23 de diciembre pasado, la comisión directiva de APDESBA envió una nota al directorio de SBASE planteando los inconvenientes que, a su juicio, experimentan los trabajadores de la empresa estatal:

  • La falta de convocatoria para redactar un Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) en donde se “plasmen derechos esenciales de los trabajadores que representamos, entre ellos la regularización de contratos de trabajo a plazo fijo que se renuevan periódicamente”.
  • La contratación a plazo fijo de trabajadores que cumplen con tareas propias del objeto societario y actividad normal de la empresa.  Desde APDESBA esgrimen que no se cumplen, por lo tanto, las condiciones que la Ley de Contratos de Trabajo (LCT) establece para este tipo de contrataciones.

Respecto a estos puntos, APDESBA expresa que esta modalidad de contrato viola los principios de estabilidad del empleado público, los derechos de continuidad del contrato de trabajo (artículo 10 LCT) y la indeterminación del plazo (art. 90 LCT).  Según se lee en la nota enviada al directorio, “los trabajadores ‘contratados’ ingresan y continúna desarrollando tareas permanentes y trabajos ligados íntima y directamente al giro normal y habitual de la empresa, no correspondiéndose esto con ninguna tarea extraordinaria que llevara a la misma a justificar este tipo de contrataciones”.  De acuerdo a la jurisprudencia, citada también en la misiva, “si las tareas que presta un trabajador corresponden a una necesidad permanente de la empresa, debe considerarse que la contratación fue por tiempo indeterminado”.

APDESBA también denuncia que, a contramano de lo dispuesto por Mauricio Macri de incorporar a planta permanente a 17.000 trabajadores contratados, SBASE continúa con esta modalidad y ha despedido personal “en forma encubierta al no renovar algunos contratos”.  Así, los representantes de los trabajadores de SBASE solicitan al directorio que se abstengan de utilizar estas modalidades, a las que describen como “práctica desleal”, que “crean incertidumbre y una seria preocupación respecto al futuro laboral”.  También reclaman por la reincorporación de Elisa Puebla, “que goza de tutala sindical.  Caso contrario, iniciaremos acción de amparo por violación de libertad sindical”.

La respuesta de la empresa

El 7 de enero, el directorio de Subterráneos de Buenos Aires cursó una respuesta a la comisión directiva de APDESBA firmada por Luis Jahn.  Allí, la empresa dice que no se ha llegado a un Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) porque “las partes no han podido llegar a un acuerdo”.  Recuerda que el directorio presentó dos propuestas de CCT, que fueron rechazadas por el sindicato, y que en reuniones semanales se “han redactado gran cantidad de artículos del CCT.  Prueba de ellos son las cinco notas que las partes han presentado al Ministerio de Trabajo de la Nación”.

En lo que hace a los contratos a plazo fijo, la empresa esgrime que la función principal de SBASE, a partir de la concesión a Metrovías, es la expansión de la red y el control de concesión.  Por lo tanto, esto “genera un dinamismo a la hora de contratación de personal que responde a las propia circunstancia de sus necesidades”.  Ante esta situación, destaca que la flexibilidad de las contrataciones se está contemplando en la redacción de un nuevo CCT dentro del marco que impone la Ley de Contratos de Trabajo.

En el caso de la empleada Puebla, el directorio considera que “no ha sido desplazada de sus funciones”.  De esta forma, “si existe algún problema, creo que su origen debe estar en la organización y administración de tareas y recursos del area para cumplir con sus actividades”.  Además, argumentan que fue trasladada a una “tarea de suma importancia y responsabilidad”: la recepción de cartas y llamadas telefónicas en la Mesa de Entradas de SBASE.

Comentarios