La línea D se encuentra a la cabeza en la cantidad de boleterías liberadas. Tampoco existe incentivo al uso de la Subtecard.

De público conocimiento es la grave situación respecto a la escasez de monedas a nivel nacional. Las complicaciones se encuentran desde una simple compra en un kiosco hasta el momento de viajar en colectivo.

El subte tampoco se queda atrás. Hace tiempo que ya es habitual encontrarse con las salidas de emergencia abiertas y un cartel en la boletería que dice “No hay monedas”, lo cual indica que el ingreso se encuentra liberado al acceso de todos los pasajeros de forma gratuita debido a la falta de cambio.

Los boleteros aducen la falta de monedas a que desde Metrovías no les envían el cambio suficiente y se ven obligados a permitir el acceso de todos los usuarios para no discriminar entre los que tienen monedas y los que no.

Sin embargo, existen boleteros que sólo dejan el libre acceso a los usuarios a los que no les pueden dar vuelto en monedas. A los demás -usuarios con cambio, con Subtecard o Subtepass en mano- los obligan a pasar por el molinete de forma normal.

Dado que no hay una orden clara y firme de la empresa ante los casos donde no existen monedas en las boleterías, los empleados optan por la más conveniente.
Algunos boleteros consultados por enelSubte.com informan que en algunos casos la situación sería peor si no fuese gracias a la ayuda de los chicos que piden el vuelto en monedas en las boleterías, quienes luego les cambian las mismas por billetes a los empleados de Metrovías.

La situación más grave se presenta en la línea D, según las fuentes consultadas, quienes informan que la mayor cantidad de boleterías liberadas se encuentra en esta línea.

De acuerdo con las cifras del BCRA, circulan en la Argentina 468,8 millones de monedas de 25 centavos, 211,3 millones de 50 centavos y 395,5 millones de $1.
Esta cantidad no pareciera circular en la calle y la polémica va en crecimiento. Días atrás el programa televisivo CQC realizó una denuncia donde se muestra que no se cumple la resolución del Banco Central (BCRA) que obliga a los bancos a otorgar hasta $100 en monedas. Tampoco se cumplen las multas que se le debieran aplicar a los bancos en caso de no otorgar dicho cambio.

Si bien Metrovías intensificó su campaña de información al respecto y la expandió a los letreros informativos de acceso a estaciones y a folletos en boleterías donde se le solicita a los pasajeros abonar con cambio u optar por la Subtecard, no existe un incentivo desde un punto de vista económico para aumentar la cantidad de tarjetas Subtecard en el mercado.

A diferencia de la época en que el sistema magnético de pago fue lanzado, cuando se ofrecía un viaje gratis cada 10, hoy esto no ocurre, y al pasajero le resulta lo mismo pagar 10 viajes con Subtepass que con Subtecard, no siendo lo mismo si consideramos la crisis de las monedas.

Comentarios