La empresa difundió la restauración de un mural de la estación Plaza Italia sin advertir que los azulejos estaban mal pegados, alterando el dibujo original. La situación se suma al destrato patrimonial y a las cuestionables intervenciones en estaciones que son Monumento Histórico Nacional.

La restauración del mural La iglesia del Pilar de Buenos Aires en el siglo XIX, ubicado en el vestíbulo oeste de la estación Plaza Italia de la línea D, sufrió un inesperado percance que parece no haber sido advertido por las autoridades.

Es que tras procederse a la restauración y el pegado de los azulejos de este mural montado en 1938 no se advirtió que se pegaron mal las piezas correspondientes al campanario de la iglesia en cuestión.

A través de la cuenta “BA Subte”, perfil oficial de SBASE en las redes sociales, se difundió la imagen del mural mal reparado. La situación se suma a la desaprensión que la empresa estatal ha mostrado por el manejo de la cuestión patrimonial, que se hizo pública a raíz de los desmanejos con la retirada flota Brugeoise y a la que en los últimos meses se han sumado una serie de cuestionables intervenciones en estaciones Monumento Histórico Nacional.

El mural, en condiciones originales. Obsérvese el campanario.

El mural, emplazado en la estación desde la inaguración de la línea D, fue bocetado por José Millé y realizado por Cattaneo y Compañía, y refleja a la Iglesia del Pilar ubicada en Recoleta. La Virgen en cuestión es venerada como Patrona de la Hispanidad -no de España, pese a la difundida versión-: la referencia al templo consagrado a ella en Buenos Aires en una de las líneas del “Subte de los españoles” adquiere así otra significación.

Comentarios