La estatal estudia comenzar con la construcción de la línea F para 2015. La obra "llave en mano", con material rodante incluido, costaría 500 millones de dólares. Buscarán obtener financiamiento chino, aunque no se descarta apelar al BNDES o al BID. También estudian cambiar el trazado de la G, llevándola por Av. Córdoba hasta Colegiales.

Subterráneos de Buenos Aires dio inicio a los estudios preliminares para la construcción de la línea F. La elaboración del proyecto estaría completa para 2015, siendo el sucesor de Mauricio Macri en la jefatura de gobierno el encargado de dar inicio a la obra, que según se estima tardaría cuatro años más.

Aún no se ha definido si la línea respetará el trazado previsto por ley (Constitución – Plaza Italia) o si será desviada a Facultad de Derecho, una de las alternativas que se barajaban. El presidente de SBASE, Juan Pablo Piccardo, en diálogo con Perfil aseguró que “Vamos a trabajar muy fuerte en 2014 y 2015 para ver si hay obstrucciones, definir la ubicación de las estaciones y decidir qué propiedades es necesario expropiar”.

El anteproyecto en el que se encuentran trabajando los técnicos de SBASE prevé que el trazado sea utilizado por medio millón de pasajeros por día, lo que la transformaría en la línea más transitada del sistema. Para absorber dicha demanda la estatal estudia incorporar trenes de siete coches y construirla con gálibo ancho para permitir mayor capacidad de carga en los trenes.

El GCBA considera que las únicas empresas capaces de ofrecer en este momento la construcción con el financiamiento incluído son las corporaciones chinas. Dicha metodología había sido intentada por el gobierno de Macri en 2011, cuando se buscó cerrar un acuerdo con metodología “llave en mano” para la construcción de la línea G, intento que finalmente fracasó.

No obstante no se descarta estudiar otras fuentes de financiamiento que requerirían avales del Banco Central. Piccardo dijo que “Esperamos que en dos años el país tenga un mejor acceso al crédito, para conseguir fondos del BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil) o del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)”.

Las obras a encarar se extenderían, en una primera etapa, desde Constitución hasta la intersección de Santa Fe y Callao. Para la segunda etapa, la estatal se encontraría estudiando distintas alternativas. Una de ellas es respetar el trazado previsto por ley, llevando la línea bajo Las Heras hasta Plaza Italia.

La otra alternativa consiste en desviar el trazado hacia Facultad de Derecho, continuando bajo la avenida Callao hasta su intersección con Libertador. En este escenario, la traza por Las Heras que abandonaría la F sería tomada por la línea E, para la que se analiza una extensión que vincule Retiro con Plaza Italia, absorbiendo también el tramo por Libertador que abandonó la línea H cuando se aprobó la modificación que la vincula a la Villa 31.

CAMBIOS PARA LA G

Técnicos de SBASE se encuentran trabajando en una alternativa para la línea G. La traza aprobada por la Legislatura establece como cabeceras a las estaciones Retiro y Cid Campeador, en el barrio de Caballito. Según consignó Perfil, está en estudio la alternativa de prolongarla por Av. Córdoba hasta el barrio de Colegiales, abandonando su paso por Caballito. Con esta modificación, aseguran, se aprovecharía más el trazado.

No obstante, cualquier iniciativa de este tipo está supeditada a la aprobación de una ley por la Legislatura Porteña.

Comentarios