El Metro de Santiago anunció la modificación de la traza de la proyectada línea 7, cuyas obras comenzarán en 2020 y estará terminada para 2026. Apuntan a reducir en un 20% la demanda de la sobrecargada línea 1 y ampliar la cobertura de la red. La línea costará 2528 millones de dólares.

Metro de Santiago anunció la realización de modificaciones en la traza de la proyectada línea 7, cuya construcción fue anunciada por el gobierno chileno en junio pasado.

La línea discurrirá de oeste a este, entre Renca y Vitacura, y contará con 19 estaciones distribuidas a lo largo de 37 kilómetros de extensión. Se construirá a una profundidad de 30 metros.

La realización de estudios de factibilidad y suelos reveló la necesidad de introducir algunas modificaciones al proyecto, aunque el espíritu del mismo se mantiene intacto. La cantidad de estaciones se redujo de 21 a 19 y se introdujeron ligeros cambios en Pudahuel (cambio de la avenida J. J. Pérez por Mapocho), en Providencia (circulará por la avenida homónima y no por Andrés Bello, en la margen norte del Río Mapocho, como se había previsto), y en Las Condes (donde la línea 7 circulará en un tramo por la calle Cerro Colorado y no por Kennedy).

Adicionalmente, Metro de Santiago anunció que se construirá una estación de cuatro andenes en Isidora Goyenechea, a donde será extendida la recientemente inaugurada línea 6, que hoy finaliza en Los Leones. Esta decisión está orientada a mejorar la conectividad del área, donde hay un importante polo de oficinas. Esto no estaba pautado en el proyecto original.

La proyectada línea ofrecerá combinaciones en Cal y Canto (líneas 2 y 3), Baquedano (líneas 1 y 5), Pedro de Valdivia (línea 1) y la citada Isidora Goyenechea (línea 6).

Trazado modificado de la línea (El Mercurio).

El trazado de esta nueva línea está pensado no solamente para atender zonas a las que actualmente no llega el subterráneo, sino también para aliviar la línea 1, la más utilizada de la red, un objetivo compartido con la línea 6. Según estimaciones del Metro de Santiago, la línea 7 reducirá en 26,6 millones de pasajeros anuales la carga de la L1, 300 mil más que con la traza anterior, y cerca de un 20% del flujo actual en total. En el caso de algunas estaciones, como Manquehue, esa reducción puede llegar al 30%.

Cabe recordar que la nueva línea tiene un costo estimado de 2528 millones de dólares (casi 500 millones menos que el soterramiento de la línea Sarmiento, por caso), que serán financiados en un 70% con recursos propios de Metro de Santiago (una empresa estatal) y el 30% restante mediante toma de deuda. Si bien inicialmente el gobierno chileno había evaluado una concesión, la idea terminó siendo descartada por inconveniente.

Comentarios