Los dos primeros trolebuses cero kilómetro llegarán el mes que viene. Entre marzo y abril arribarán diez más. Circularán en una línea nueva, la segunda con que contará la ciudad. Las modernas unidades tienen una autonomía de 20 kilómetros sin necesidad de estar en contacto con la catenaria.

La Municipalidad de Rosario apuesta fuerte al trolebús como medio de locomoción. Por primera vez en años, esa ciudad sumará un nuevo recorrido eléctrico: la línea Q, que unirá el macrocentro con varios barrios del sudoeste de la ciudad, cubriendo especialmente el eje de la avenida Francia y compartiendo parte de la traza con la línea K, la única que funciona en la actualidad.

El nuevo servicio se brindará con doce nuevos trolebuses Trolza Megápolis de origen ruso, prácticamente idénticos a los que recientemente fueron comprados por Córdoba para su red. Dos de esos coches ya fueron embarcados rumbo a la Argentina, confirmó a La Capital la secretaria de Transporte y Movilidad municipal, Mónica Alvarado. Los otros diez, se estima, arribarán al país entre marzo y abril.

Los Trolza Megápolis cuentan, además de aire acondicionado, piso bajo y espacio para personas con movilidad reducida, con baterías que les permiten una autonomía de 20 kilómetros sin necesidad de estar en contacto con las catenarias. Esto les permite a los coches circular por áreas donde no hay tendido eléctrico o desviarse de la traza ante alguna eventualidad sin mayores contratiempos, subsanando una de las desventajas históricas de este modo de transporte.

En paralelo, la municipalidad prometió mejoras en la infraestructura: “se construirán 3 nuevas estaciones transformadores y se ampliará la potencia en otras 2 ya existentes. Además, se cambiará la catenaria actual en el tramo desde avenida Francia hasta la Siberia”, contó la secretaria de Transporte a La Capital. “Esto representa una clara apuesta por una movilidad más sustentable para la ciudad, que es uno de los principales ejes de nuestra gestión”, sintetizó la funcionaria.

Cabe recordar que Rosario aún espera la aprobación por parte del Concejo Deliberante de un paquete de endeudamiento por 200 millones de dólares que incluye la construcción de otras dos líneas más de trolebuses: la I, que correría por la zona norte de la ciudad, y M, que beneficiaría a la zona sur. Además, Trolza –líder mundial en la materia– firmó un acuerdo con Benito Roggio Ferroindustrial para fabricar troles y colectivos eléctricos en la planta que esa empresa posee en Juárez Celman, provincia de Córdoba.

Otra de las propuestas para mejorar la movilidad en Rosario es la construcción de un tranvía metropolitano. Si bien aún está en etapa de proyecto, la iniciativa será financiada por el gobierno provincial santafesino. La construcción de una red de Subte, varias veces planteada, ha sido descartada.

Comentarios