El subterráneo y la vuelta de los trenes; proyectos que vuelven una vez más a discusión en Rosario.

El proyecto PER + 10, la segunda versión del Plan Estratégico de Rosario que será presentada en sociedad esta tarde por autoridades municipales en el teatro El Círculo, trae como novedad el primer planteo de Metro Rosario, una instancia que vendrá a fomentar el uso del transporte público en reemplazo de la ya insostenible afluencia de autos particulares hacia el centro de la ciudad.

La idea principal de la Municipalidad parte de la base de darle una solución integral al congestionamiento ocasionado por el constante y elevado número de autos particulares, ómnibus y camiones que día a día entran y salen de la ciudad. Pero los trenes a su vez favorecerán el crecimiento poblacional de las ciudades satélites, hacia donde seguramente migrarán, incluso, personas que actualmente residen en el ejido urbano de Rosario.

Aunque ya se ha hablado varias veces de subtes y metros, este proyecto es fruto de la discusión entre organismos oficiales y privados y es el primero en definir cuál será la futura red de metro rosarino.

El PER + 10 prevé dos recorridos:
La Línea A vinculará la ciudad universitaria (Siberia) y arribará a la futura Estación Multimodal de Pasajeros (actual Patio Parada en la zona del cruce Alberdi), luego de atravesar la zona de peatonales, las facultades ubicadas en el micro y macrocentro y las principales plazas. De allí se extenderá hacia el norte, a través del eje Alberdi-Rondeau, abasteciendo a centros comerciales, clubes náuticos y parques.
La línea B conectará al sur de la ciudad con el centro a través del eje de la calle San Martín.
Los dos ramales se cruzarán en el centro de la ciudad, justo en el cruce de las peatonales y habrá paradas cada 500 metros.

El Metro es parte de un plan más ambicioso, que incluye la reactivación de las viejas vías del ferrocarril aún existentes en la ciudad. La idea es reestablecer un sistema ferroviario metropolitano que permitirá conectar la ciudad hacia el sur hasta Villa Constitución, hacia el oeste con los ramales que llegan a Casilda y Cañada de Gómez, y también con el extremo norte del cordón industrial en Puerto San Martín. En este proyecto, que tendrá como gran conector a nueva estación multimodal, ya se viene trabajando. Con financiamiento internacional se está desarrollando el tramo más delicado, el corredor norte-sur, ya que el espacio de vías disponible hacia el oeste está prácticamente intacto y requiere menor inversión.

Este sistema deja la puerta abierta para darle entrada al hipotético tren bala, si alguna vez se concreta el proyecto que impulsa con mucho ahínco el gobierno nacional.

Por cierto, todos estos trabajos también involucran millonarios desembolsos, pero bien vale la pena soñar.

Qué hace falta para la concreción

Poner en marcha un sistema de trenes metropolitanos significa, previamente, tomar algunas consideraciones y dar solución a ciertas cuestiones que llegado el caso serían un obstáculo para la concreción del proyecto.

En principio, no habrá trenes regionales si primero no hay Plan Circunvalar. Los trenes de pasajeros harán uso de gran parte de la red férrea que hoy está afectada por el transporte de carga dentro del ejido urbano, y hasta que no se empiece a concretar la obra de logística que descongestionará el ingreso camiones a la ciudad, no se podrá avanzar en la readecuación de las vías.

El proyecto además está atado la construcción de viviendas sociales. Es que la gran mayoría de los asentamientos irregulares situados en la ciudad están ubicados históricamente en los márgenes del trazado ferroviario. Por lo tanto, se deberá contemplar en principio el desarrollo de planes de vivienda, para la posterior reconversión y rehabilitación de esos espacios.

 

Notas relacionadas
¿Subte en Rosario?
Rosario, ferroviaria y ¿Subterránea?
Rosario eleva propuesta de subtes a la Nación
“Rosario necesita subtes”

Comentarios